Antes de que acabe el año

Aún te quedan unos pocos días que puedes aprovechar para poder reducir tus impuestos en el próximo 2013. Ante todo, calcula los ingresos, gastos, ahorros y posibles deducciones para el año que viene retrasando o adelantando ingresos o gastos en los días que quedan de 2012.

No tiene sentido, por ejemplo, retrasar ingresos hasta enero si sabes que el año que viene tu sueldo aumentará y estarás en una categoría fiscal más alta. Mira las estrategias que pueden ayudarte y consulta con un profesional:

Retrasa tus ingresos. Si este año has ganado un ingreso extra y no te lo han pagado todavía, habla con tu empleador para retrasar el pago hasta enero. Si trabajas por tu cuenta envía las últimas facturas tarde en diciembre para no recibir el pago hasta enero.

Maximiza tus deducciones. Si utilizas deducciones detalladas en tu declaración de impuestos en lugar de la deducción “Standard” haz todos los gastos deducibles que te permita el bolsillo, como adelantar el pago de los impuestos estatales y locales, y aprovéchate de las deducciones este año; paga el recibo de la hipoteca de enero en diciembre para aprovechar la deducción del interés; y realiza tus donaciones a entidades benéficas también este mes.

Neutraliza tus ganancias de capital. Si has tenido importantes ganancias de capital en el año, vende algunas acciones que registren pérdidas para compensar y evites pagar así los impuestos correspondientes. Además puedes deducir directamente de los ingresos del año hasta tres mil dólares en pérdidas de capital y, si las pérdidas son aún mayores, puedes guardalas para el año próximo. Asimismo, si tienes stock options pendientes, puedes aprovechar y ejecutarlas para reducir o eliminar las ganancias que generan con esas pérdidas del año.

Compra equipos y material. Si trabajas por tu cuenta compra ahora todo lo que se necesite para tu negocio, desde computadoras y muebles de oficina, hasta papel y bolígrafos. Todo eso lo puedes utilizar directamente para reducir tus ingresos si lo compras antes del fin de año.

Usa tus gastos flexibles. Si tienes un plan de flex spending, en el que tu empleador te permite apartar algunos ingresos antes de impuestos para cubrir gastos médicos o dentales, utilízalo ahora.

Apúrate y ve al médico o compra las medicinas que necesites. Lo que no utilices antes de fin del año se pierde.

Guarda para tu retiro. Poner dinero en un IRA es una de las mejores maneras de reducir impuestos. Lo mejor —si puedes— es colocar la máxima cantidad posible.

El Servicio de Rentas Internas (IRS) acepta deducir para los impuestos del 2012 las contribuciones a IRAs que se hayan realizado hasta el 15 de abril de 2013.

Según el IRS, el tiempo que debes guardar algún recibo depende del período en que prescribe la acción que puedes tomar en contra del IRS para que te abone lo que pagaste de más o durante el tiempo que el IRS tiene para cobrarte lo que tú le debes. El IRS le llama a ese período statute of limitations.