Bajaron las ventas en distrito del juguete de Los Ángeles

Comerciantes no han visto ganancias como en años anteriores
Bajaron las ventas en distrito del juguete de Los Ángeles
María José Morera habla sobre como la economía esta afectando su negocio.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

A diferencia de otros años, en la tienda de juguetes que atiende María Morera en el Distrito del Juguete, las ventas de este año han estado bajas y no espera que mejoren en el último fin de semana que queda para Navidad.

“En años pasados si hemos tenido buenas ventas pero creo que este año la gente no viene por culpa de la economía. La piensan mucho para gastar”, dijo Morera, encargada de la tienda Piñatas y Toys. Morera añadió que a veces se han visto en la necesidad de ofrecer descuentos a las pocas familias que se acercan a su tienda para convencerlos de adquirir el juguete.

“Hay que darles un muy buen precio para que quieran comprarlo, no importa si la ganancia es de solo cinco dólares para nosotros”, añadió.

Al parecer los comerciantes del llamado distrito del juguete, una área de 14 cuadras en el este del downtown de Los Ángeles, no han obtenido las ganancias esperadas en otros años, básicamente por la necesidad que tienen los compradores de administrar un presupuesto reducido en una época de recesión económica.

Antelmo García, dueño de la tienda de juguetes Paty’s, señaló que la mayoría de sus clientes son organizaciones que reparten juguetes a los niños y que una vez que se acaban esos eventos, sus ventas disminuyen drásticamente. “Solo quedan las personas que compran juguetes a sus hijos pero si vinieran, seria poca gente”, dijo García. “En comparación con años anteriores se ha vendido mucho menos, ha estado más lento”.

Aunque la situación económica fue una de las razones más fuertes que se escucharon, una vendedora ambulante también señaló que la presencia de policías y las multas a los peatones también es motivo para alejar a la clientela. “La gente no quiere venir porque ven a la policía y tienen miedo a ser deportados”, dijo Jovanna Álvarez, quien vende cremas de Israel en un puesto ambulante.

Las quejas de los comerciantes se pudieron apreciar con la poca afluencia de personas que se veía por los alrededores. Muchas de ellas se acercaban preguntando por precios pero salían sin comprar nada.

Pero no para todos es igual. A Lucina Gutiérrez por ejemplo, le gusta ir al distrito porque es el único lugar donde puede conseguir regalos a buen precio para sus dieciocho nietos. “Aquí es más económico y se ahorra mucho más”, dijo Gutiérrez, quien vive en San Fernando.

Otro que se sintió satisfecho de comprar fue Gerardo Campos, quien al ver que vendían nieve artificial en un puesto ambulante, se acercó. “Voy a llevar nieve de California a mi familia en Michoacán, cuando los visite en Navidad, nieve del Big Bear”, dijo Campos riéndose.