México y Filipinas de ida y vuelta

Un mexicano, Juan Manuel Márquez, termina en la cresta de la ola en el cierre de año por su victoria espectacular sobre Manny Pacquiao de Filipinas y Nonito Donaire, filipino para más señas, puede ser incluso el Boxeador del Año, entre otras cosas por su nocaut sobre “Travieso” Arce, pero fundamentalmente por lo que suman sus cuatro grandes demostraciones en 2012.

Fue como sucedieron las cosas y así mientras “Pacman” decide en qué momento del segundo semestre del año que llega va a volver a pelear, el “Travieso” colgó los guantes.

Lo de Pacquiao es una incógnita y aunque ahora su multicitada pelea contra Floyd Mayweather es algo improbable, la quinta frente a su verdugo, JM Márquez, está servida. Ahora falta ver si esa pelea, que ahora sí muchos querrían verla, puede tener a esos dos boxeadores en un cuadrilátero.

CÁLLATE QUERIDA

La esposa de Pacquiao no quiere que su marido pelee más, porque siente que ya tuvo bastante con ver, por una vez, a su héroe vencido y mordiendo el polvo de la lona.

Lo de la esposa de Márquez es diferente. Ella cree que lo más emblemático para cerrar la carrera de su marido, a los 40 años, es guardar este nocaut fantástico ante su némesis, como el último recuerdo de una gran carrera.

Plata no le falta a ninguno de los dos. Pacquiao tiene una fortuna cercana a 300 millones dólares. Multimillonario. Y Márquez se hizo millonario, facturando grandes sumas, peleando con el astro filipino,

El tema es que esto, una vez trasciende ciertas barreras deja de ser deporte para ser negocio y sin hacer muchas cosas distintas a lo que hicieron toda su vida (dar y recibir trompadas), ambos pueden llevar a sus cuentas entre 15 y 20 millones en la quinta cita.

La salud. El honor. La mesura. Dígame lo que quiera, pero 15 millones no los deja tirados nadie. Mientras, doña Erika, esposa de Juanma y Jinkee la mujer de Manny, pueden seguir rezando.

FILIPINO FLASH

Dice Nonito Donaire que le llama la atención chocar en combate unificatorio de los supergallos con Abner Mares. Eso antes de él irse a 126 libras.

Ha despreciado a Guillermo Rigondeaux de quien dice que le ganaría muy fácil, pero cree, cuestión de dinero nomás, que si es que Bob Arum y De la Hoya se vueven a poner de acuerdo alguna vez él podría bajar de 126 hasta 122 para darle una oportunidad a Mares.

Esa es obra de la magia del mercado mexicano en el mundo de Fistiana.

Con el que sí no va a pelear Nonito, es con Mikey García, quien enfrenta el 19 de enero a Orlando Salido en las 126 libras por el título gallo.

Ha dicho Donaire que aunque cree que va a ganar García no lo enfrentará porque es el hermano de su entrenador y porque trabajan juntos en el mismo campamento y son como hermanos.