Directo de El Salvador

Después de cinco días de viaje llega a LA la banda de música de ese país

Directo de El Salvador
Miembros de la banda de El Salvador que van participar en el Desfile de las Rosas, se hospedan en la secundaria Duarte.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Los 120 jóvenes músicos que integran la Banda El Salvador que participarán en el Desfile de las Rosas, llegaron ayer por la mañana a Los Ángeles después de cinco días de viajar en autobús a través de Guatemala y México, trayendo consigo no sólo sus instrumentos, sino también sus diferentes historias.

Jorge Ernesto Torres Guardado, un estudiante de segundo año de licenciatura en fisioterapia de la Universidad de El Salvador y quien toca el bombo en la banda, tenía 10 años desde la última vez que vio a su madre y a su padre. Ambos inmigraron a Los Ángeles cuando él tenía 10 años de edad, dejando a Jorge Ernesto y su hermanitos menores de 9 y seis años a cargo de la abuela paterna.

“Me siento muy feliz. Es un orgullo verte tan grande y que hayas logrado tanto. Mirá todo lo que has hecho vos sólo. Te has hecho cargo de tus hermanos, has estudiado y te has convertido en músico. Todo vos solito”, dijo la mamá Noris Guardado, a quien le brillaban los ojos de felicidad y sonreía de oreja a oreja.

Mientras tanto, Noris y Jorge (padre) admiraban los logros de sus hijos, Jorge Ernesto no hacía ningún gesto de llanto, pero no podía evitar que las lágrimas le recorrieran los cachetes.

“Ha sido difícil sin ellos”, dijo el joven a La Opinión. Su padre respondió inmediata mente que pronto iban a estar juntos otra vez y que ya tienen planes de regresar a El Salvador. Mientras tanto su madre le sobaba las manos.

La abuela materna, Ana Lazo dijo que ella es testigo diariamente de la preocupación de ambos padres que se manifiesta en llamadas telefónicas diarias para verificar que los tres hijos han comido y que están estudiando.

“Es una preocupación constante. Tengo miedo que no le den suficiente cariño, que no les falta comida, y cuando se enferman es una angustia horrible”, dijo Noris. “A veces no puedo ni dormir pensando en ellos, mis niños”.

Los jóvenes músicos se encuentran alojados en Duarte High School. La ciudad de Duarte y la junta de educación de este distrito escolar le han abierto las puertas a estos jóvenes músicos que han tenido que enfrentar muchos retos económicos para participar en el Desfile de las Rosas.

Los jóvenes músicos salieron de El Salvador en autobús el pasado domingo 23 de diciembre, después de intentos fallidos de recolectar dinero suficiente para viajar por avión. Esta es la segunda vez en cinco años, que El Salvador recibe una invitación por parte de los organizadores del Desfile de las Rosas y que los jóvenes músicos viajan por tierra.

“Hemos recibido muchas críticas porque los trajimos por tierra, pero uno hace lo que puede con lo que tiene. Nos hubiera gustado traerlos por avión y hospedarlos en un hotel, pero no podemos”, dijo el coordinador de la banda Edgardo Moreno.

Entre cansados y contentos, los jóvenes músicos sonreían y trataban de combatir el frío con bufandas, gorros y abrigos. A los jóvenes los esperaba un desayuno con frijoles fritos, huevos, queso fresco y pan, preparado por la pareja Rubén y Reina Diaz. Ella es una inmigrante salvadoreña, miembro de la Junta Escolar del Distrito Escolar de Duarte y quien ha sido clave para encontrarles alojamiento.

En total, la banda está compuesta por 147 músicos y cachiporristas, a quienes se les agregará el Ballet de la banda compuesto por jóvenes salvadoreños-americanos y un grupo de reinas maya.

Viernes: practicarán todo el día en la cancha de Duarte High School.

Sábado: 11 am, foto oficial frente a Rose Ball.

4 p.m. participarán en el Band Fest, Pasadena City College.

Domingo : 10 a.m. y 1 p.m. Dos conciertos de recaudación de fondos en la Cancha de Duarte High School. Donación $25 por persona.

Martes: 8 am Desfile de las Rosas