Breves

La organización terrorista Al Qaeda en la Península Arábiga ha ofrecido una recompensa de tres kilogramos de oro a cambio del asesinato del embajador de Estados Unidos en el Yemen, Gerald Feierstein.

En un vídeo realizado por una de las productoras de Al Qaeda, Al Malahin, y difundido por foros yihadistas en la web, el grupo anuncia “premios e incentivos en el marco de nuestro llamamiento a la ‘yihad’ y para ampliar el círculo de la ‘yihad’ popular de nuestra ‘umma’ [nación islámica]”.

La grabación, titulada “Yihad y Umma”, informa de que “el primer premio, cuyo valor es detres mil gramos de oro, irá a quien mate al embajador estadounidense judío en Saná”.

Al Qaeda ofrece una segunda recompensa de cinco millones de riales yemeníes (mas de 23 mil dólares) “para quien mate a cualquier soldado de EEUU en el Yemen”.

Los rebeldes tratan de penetrar en la capital, e incluso Rusia, la aliada más firme del régimen sirio, parece más resignada a un futuro sin el presidente Bashar Asad.

Pero el final del líder sirio no está necesariamente a la vuelta de la esquina.

Asad tiene todavía miles de soldados leales y un monopolio sobre el poder aeronáutico. Un proceso diplomático moribundo le ha dado margen de maniobra pese a las crecientes condenas internacionales. Y el poder de los extremistas islámicos entre los rebeldes está desvaneciendo las esperanzas de que Occidente ayude a decidir el rumbo de la guerra civil al enviar armas pesadas para la oposición.

Irán pide al nuevo secretario de Defensa estadounidense que piense y actúe con prudencia y no se involucre en nuevos escenarios que no le benefician, informó ayer la agencia oficial de noticias iraní, IRNA.

El ministro de Defensa iraní, Ahmad Vahidi, recomendó ayer al próximo titular del Pentágono que “piense y actúe con prudencia” con motivo de la inauguración en enero del segundo mandato del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Para Vahidi en los períodos anteriores, los estadounidenses no han mantenido una conducta razonable pues “hemos visto su apoyo indiscutible al régimen sionista [Israel]”.

Tres supuestos miembros de la red terrorista de Al Qaeda, entre ellos un dirigente, murieron ayer en un ataque de un avión no tripulado estadounidense en la provincia de Al Bayada (sureste de Yemen), informó a Efe una fuente de seguridad.

La ofensiva destruyó, según la fuente, un vehículo todoterreno que circulaba en un paso montañoso en la zona de Qifa, 170 kilómetros al sur de Saná, lo que causó la muerte de tres personas estaban a bordo del coche, entre ellos Saleh al Ameri, uno de los dirigentes locales de Al Qaeda.