Cero en ética para LA

Cero en ética para LA

La Comisión de Ética de la ciudad de Los Ángeles está a cargo de vigilar las contribuciones de dinero a los políticos y el cabildeo por parte de quienes tienen intereses económicos en las decisiones municipales.

Por ese motivo es sorpresiva la designación realizada por el presidente del Concejo, Herb Wesson, de nombrar a Erin Pak para ser uno de los cinco comisionados que integran el panel de ética.

Pak es la esposa de Chris Pak, propietario de la firma Archeon International Group, que a lo largo de los años tanto la empresa, como sus empleados, han dado decenas de miles de dólares a candidatos y funcionarios municipales en contribuciones de campaña. Es más, Pak ha sido considerado como uno de los recaudadores de fondo más activo en el mundo político de Los Ángeles.

Esta relación refleja un claro conflicto de interés, al menos en apariencia, y despierta muchas interrogantes sobre cómo ella tomará decisiones que tienen un impacto directo en la labor de su marido. En especial en el área de cambios de política que se piensan realizar.

En el caso de Erin Pak no se puede aludir el que ella tenga experiencia en el área —a parte de contribuir dinero a candidatos municipales— o interés en el sector de transparencia gubernamental, como algunos integrantes del panel. Ella encabeza una organización de atención médica en Koreatown.

Por otra parte, el proceso de su confirmación no recibió el escrutinio oficial como en las designaciones anteriores, su nominación estuvo en la agenda especial y fue aprobada unánimemente por los 15 concejales, de los cuales nueve han recibido contribuciones de Archeon.

Esta designación parece una broma de mal gusto que debe ofender la inteligencia de los angelinos. Es inadmisible que los concejales hayan decidido que la mejor persona para vigilar la conducta ética municipal sea la esposa de un recaudador de fondos de campaña que tiene negocios con la ciudad. Ellos ya merecen un cero en ética.