Funcionarios ante la justicia

Servidores públicos fueron acusados y sentenciados por diversos delitos

Funcionarios ante la justicia
En esta foto de archivo, partidarios de John Wong denunciaron a John Noguez, a quien acusaron de corrupción.
Foto: La Opinión - Archivo

Los malos servidores públicos fueron noticia en 2012, siendo dieciocho los funcionarios sentenciados o acusados de recibir sobornos de dispensarios de marihuana, modificar el valor de propiedades, desviar fondos, robar artículos o incluso pagar clubes nudistas con cargo al erario.

Unos todavía en funciones y otras ya fuera del gobierno, alcaldes, concejales, directivos escolares, ejecutivos de un estadio y hasta el responsable de la Oficina de Catastro del condado de Los Ángeles, recibieron cargos, aceptaron su culpabilidad o les castigó el veredicto de un tribunal.

Doce casos de corrupción pública concluyeron en la corte o se ventilaron en 2012 involucrando a oficiales electos de Hawthorne, Lynwood, Glendale, Beverly Hills, Rosemead, Commerce, Santa Fe Springs, Cudahy, Upland, así como de la administración del condado y el Coliseo de Los Ángeles.

La detención de tres políticos y un gerente municipal estuvo vinculada a miles de dólares que habrían recibido ilegalmente de colectivos de marihuana para uso medicinal.

En noviembre, Joseph Serrano, concejal de Santa Fe Springs, fue sentenciado a dos años en una prisión federal por aceptar 10,000 dólares del dueño de un dispensario que pretendía seguir operando ahí. Cinco meses antes, agentes federales arrestaron al alcalde de Cudahy, David Silva, al concejal Osvaldo Conde y al encargado de la División de Códigos Municipales, Ángel Perales, por presuntamente recibir 17,000 dólares para apoyar la apertura de un distribuidor de la hierba.

No menos polémica fue la detención en octubre del tasador del condado y exalcalde de Huntington Park, John Noguez, por reducir el valor de propiedades -a efecto de asignar un impuesto predial más bajo- de adinerados propietarios del oeste de Los Ángeles que contribuyeron a su campaña.

También destacaron los cargos de conspiración, malversación de fondos y cohecho por el presunto robo de millones de dólares, que se interpusieron contra tres altos ejecutivos del Coliseo de Los Ángeles.

A mediados de 2012, dos exconcejales de Lynwood que por años se dieron vida de reyes a costillas de los contribuyentes, pagando bailarinas exóticas, viajando por el mundo y elevándose el salario sin justificación, fueron hallados culpables por uso indebido de casi medio millón de dólares.

Un jurado dictaminó que Louis Byrd, de 80 años, y Fernando Pedroza, de 47, abusaron de las tarjetas de crédito de la ciudad e ilegalmente subieron sus sueldos por participar en comités locales, tareas por las que cobraron un salario de 450 dólares por minuto.

La justicia también castigó al exalcalde de Upland, John Victor Pomierski, de 58 años, quien se benefició con 5,000 dólares que le dio un comerciante que pidió su intercesión para abrir un negocio en ese lugar. En agosto lo sentenciaron a dos años en un reclusorio federal.

De un señalamiento similar se declaró culpable en marzo el exalcalde de Rosemead, John Tran, de 36 años. Él solicitó y obtuvo 38,000 dólares de un desarrollador que jamás vio su proyecto en pie, ya que Tran perdió la reelección después de recibir todo el dinero. Fue el empresario quien lo denunció al FBI.

Llaman la atención los casos de corrupción donde participaron dos exalcaldes de Hawthorne. Uno de ellos, Daniel Juárez, fue acusado por no reportar un donativo de 2,000 dólares del negocio Gold’s Gym. El segundo, Larry Guidi, recibió una sentencia de un año en libertad condicional y cien horas de trabajo comunitario por llevarse a casa una batidora con un valor de 1,300 dólares.

La justicia también alcanzó a los que se llenaron los bolsillos indebidamente. Como el exconcejal de Glendale, John Drayman, quien presuntamente tomó 305,000 dólares del tianguis campesino Montrose durante ocho años. Si es hallado culpable pasaría diez años tras las rejas.