Descubrimiento de una vocación

En una generación que suponía los estudios superiores sólo para hombres, Diane Garcia encontró su servicio a la vida

SAN FRANCISCO.— Diane Garcia reconoce que cuando recién ingresó al City College de San Francisco —por allá en los años setenta—, su mente estaba en otro lugar, no exactamente en los estudios.

“Era joven, tenía 22 años. Al principio me costaba trabajo enfocarme en los estudios. A esa edad te pasan muchas cosas por la cabeza. Pero fueron los maestros quienes me encaminaron y me ayudaron a concentrarme en mi carrera”.

Diane Garcia es una profesora en CCSF con grado de maestría. Ejerce su profesión en dos hospitales de la Bahía de San Francisco. Está casada con un mexicano estadounidense. Madre de tres hijas, abuela de otros tres. Y lo ha logrado gracias a las clases y las personas de este colegio comunitario, que actualmente padece una crisis administrativa y podría perder su acreditación como instituto educativo.

“Cuando egresé como radióloga comencé con mi primer trabajo en un hospital de la ciudad. Gracias a la educación que me dieron mis profesores, comencé a ganar nueve dólares la hora, cuando el salario mínimo era poco más de un dólar. Sin mi educación y sin City College, mi juventud y mi vida habrían sido por completo distintas”, contó Garcia en su oficina ubicada en el edificio de Cloud Hall, en el plantel central de CCSF.

La carrera en radiología no fue una decisión fácil para Diane. Ella en realidad quería ser enfermera. Una amiga la convenció de cursar radiología –finalmente, estaba relacionada con la medicina. Diane no sólo terminó sus estudios técnicos de radiología en 1979, continuó la licenciatura en administración sanitaria y luego la maestría en educación para la salud. Ahora es la jefa del Departamento de Radiología en CCSF e imparte clases en este mismo lugar.

“Hay una manera de devolverle a la comunidad y eso es preparando a más radiólogos. Nosotros no sólo somos los que te toman rayos x en los hospitales, nos especializamos en otras áreas, como la detección de tumores malignos. Estoy convencida de que el 90 por ciento de los radiólogos que están en los hospitales de San Francisco, egresaron de CCSF”.

A Diane le resulta alarmante que City College llegue a cerrar sus puertas a la comunidad. “Es un tema sanitario que puede ser fatal para la ciudad. No me imagino una ciudad sin médicos, radiólogos, pediatras, paramédicos, farmacólogos, cirujanos, dentistas, bomberos, y eso es sólo en el área médica y de atención humana”.

Los años setenta no fueron una buena época para la mujer, recuerda Diane, sentada en su oficina. Tanto su madre —guatemalteca— como su padre —descendiente de italianos—, consideraban que su futuro era dentro del hogar. Los estudios superiores eran para el hombre. “Fue un tiempo difícil. Los primeros días tenía que escurrirme hacia el salón de clases, sin que ellos notaran”.

Ahora, casi cuatro décadas después, Diane Garcia vive con el empeño en “proporcionar a la comunidad profesionales de radiología que puedan tratar a cada paciente con cuidado, compasión, profesionalismo y habilidades técnicas superiores”.

“Me siento orgullosa de ser una alumna y profesora en City College de San Francisco y de tener la oportunidad de ayudar a crear la próxima generación de técnicos en radiología, que probablemente le atiendan un día. Si este es el caso, siéntase seguro en el hecho de que ellos están bien educados”, dice en su biografía de CCSF en internet.

En noviembre los votantes en San Francisco eligieron a los nuevos integrantes de la Junta Directiva de City College, lo que hizo de estas elecciones las más vigiladas, en especial, por la crisis administrativa que planteó a mediados de este año la Comisión de Acreditación para Colegios Comunitarios [Accrediting Commission for Community and Junior Colleges].