Medicina agridulce

La llegada de una Walgreens ha dividido al barrio de Boyle Heights

Medicina agridulce
Dr. Michael Ramírez (izq.) y un empleado de su farmacia en Boyle Heights. El farmaceútico está haciendo mejoras en su negocio para competir con una nueva Walgreens en el barrio.
Foto: Pulso de Boyle HeightsJuan Gutierrez

Nunca hubo una tienda Walgreens en Boyle Heights antes del pasado mes de julio.

Hasta hace poco tiempo, los residentes de Boyle Heights dependían totalmente de las pequeñas tiendas y farmacias locales para todas sus necesidades, desde medicamentos a artículos minoristas de uso frecuente.

Esto a menudo significaba visitar varias tiendas pequeñas para obtener todos los productos que habían anotado en su lista. Walgreens compite con los negocios de la zona, ya que los clientes pueden encontrar una amplia gama de productos y hacer todas sus compras en esa tienda.

La tienda Walgreens está ubicada en el popular corredor de la avenida César Chávez, por donde transitan muchos peatones.

Antes, ese predio lo ocupaba Big Buy Foods desde 1962.

A menos de dos cuadras de Walgreens, se ubican la Botica del Sol y Ramírez Pharmacy, que tienen más de 30 años de servicio a la comunidad.

El padre de Michael Ramírez abrió Ramírez Pharmacy en la esquina de César Chávez y Soto Street a finales de la década de 1970. Ramírez afirma que lo que diferencia a su negocio de Walgreens es la atención personalizada. “Cuando los clientes nos visitan”, dice Michael Ramírez”, los saludamos por su nombre. Sienten ese cariño cuando entran. No son un nada más que un número. Son clientes”.

Pero no todos valoran el trato personalizado y la relación de hace tantos años que ofrecen las farmacias locales.

“Sí, es bueno conocer al farmacéutico, pero a veces lo que necesitamos es un servicio rápido”, dice Joaquín Castellanos, a quien le gusta la gama más amplia de productos que ofrece Walgreens. Dice que las farmacias más pequeñas no pueden satisfacer sus necesidades de la misma manera.

William Hasbun, propietario de la Botica del Sol, admite que las pequeñas farmacias locales como la suya no pueden ofrecer todo lo que ofrecen las grandes tiendas. “No podemos ofrecer cupones por 25 dólares de descuento para las transferencias [de medicamentos con receta]”, dice. Walgreens también ofrece servicios que las pequeñas farmacias no pueden ofrecer, como vacunas contra la gripe de bajo costo, cupones para medicamentos y solicitudes de recetas móviles que les permiten a las personas reabastecer sus recetas médicas con más facilidad.

Aunque Walgreens abrió hace pocos meses, Hasbun ya siente el impacto económico.

Más allá de que los clientes continúen mostrando fidelidad a los negocios pequeños y familiares o compren en las grandes cadenas, un portavoz de Walgreens señala que la opción puede beneficiar a toda la comunidad.

Robert Elfinger dijo mediante un correo electrónico que la presencia de Walgreens aumentaría el comercio en la comunidad. “La inversión de Walgreens en Boyle Heights dará más motivos para que los consumidores visiten la zona, y a su vez, esto beneficiará a los negocios locales”, afirmó.

César Armedáriz, presidente de la Cámara de Comercio de Boyle Heights, cree que Walgreens puede ayudar a Boyle Heights a reinventarse al crear un entorno de negocios más diversos y generar más puestos de trabajo. Pero entiende que el éxito de Walgreens puede ser “a expensas de las pequeñas empresas”.