Cercas contra delincuencia

Los robos a propiedad subieron un 13% desde diciembre en algunas áreas de Los Ángeles
Cercas contra delincuencia
Raúl Muñoz residente de East Hollywood muestra los citatorios que ha recibido por tener una barda de más de 3.5 pies.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

Dos años después que la Ciudad de Los Ángeles aprobó instalar un cerco de seis pies de altura alrededor de la Casa Getty, la residencia oficial del alcalde Antonio Villaraigosa, vecinos de East Hollywood luchan por una excepción similar, preocupados por la inseguridad en ese lugar.

“Mi intención es proteger a mi familia”, dijo Raúl Muñoz, quien desde hace siete año instaló en su casa una barda metálica que sobrepasa la altura permitida por el Ayuntamiento de 3.5 pies. No la ha quitado a pesar de que ya pagó casi 700 dólares en multas y extensiones legales.

Muñoz colocó el cerco luego que dos pandilleros golpearan a su hijo, entonces de 17 años, a las puertas de su vivienda a principios de 2005. Lo que más le impactó fue cuando, unas horas después que la Policía lo arrestó, uno de los agresores lo visitó para suplicarle que retirara los cargos en su contra.

“¿Qué seguridad tenía si al día siguiente el pandillero estaba en la puerta de mi casa?”, expresó Muñoz, habitante de East Hollywood (donde el 60% de la población es latina) desde hace 27 años.

A lo largo de la avenida Normandie, la calle Monroe y Wilton Place pocas son las propiedades sin vallas. Algunas rebasan incluso los seis pies de altura, el máximo que están pidiendo los vecinos. Otras son más pequeñas pero no menos intimidantes: tienen picos en la parte superior. No faltan los perros bravos.

“Estamos en el territorio de una de las pandillas más peligrosas, la MS [Mara Salvatrucha]”, justificó José Manuel Torres, quien vive en la calle Monroe, la colocación del vallado frente a su hogar. Pero éste no detuvo a los amantes de lo ajeno, que le robaron dos motonetas de su patio trasero en 2012.

Su hijo, David Torres, cuenta que también les han hurtado diez bicicletas y un reproductor musical a lo largo de los años. “Lo que dejes a la vista se lo llevan”, manifestó Torres, de 23 años.

Como éstos muchos son los incidentes que los habitantes de East Hollywood están presentando a las autoridades para que el vecindario sea considerado un “Distrito de cercos altos” y paren las multas. Por lo pronto, lo único que han logrado es una moratoria que vence en 2018.

Las estadísticas oficiales confirman esta ola de inseguridad: de diciembre de 2012 a la primera semana de enero de 2013 los robos a propiedad subieron un 13% en ese barrio, Los Feliz, Melrose District, Hollywood, Little Armedia y Fairfax, jurisdicción patrullada por la comandancia de Hollywood.

“Predije que el robo a propiedad subiría en Los Ángeles unos puntos porcentuales debido a eso [la liberación anticipada de reos en prisiones estatales] y creo que es lo que ha ocurrido”, dijo el lunes el jefe de la Policía de Los Ángeles, Charles Beck, en la presentación de las estadísticas criminales de 2012, que exponen que los atracos de todo tipo subieron un ligero 0.2% el año pasado.

Una moción que a finales de 2011 presentó el concejal y candidato a la Alcaldía de Los Ángeles, Eric Garcetti, pide a la Oficina de Planeación de la Ciudad atender la preocupación de los residentes, pero se ha topado con el rechazo de integrantes de asociaciones vecinales de Melrose Hill y Hollywood.

Otra barrera es el pago de 135,000 dólares que ellos tendrían que pagar a dicha agencia como una compensación por los gastos que genere la creación del distrito.