Controversial pasado del nuevo embajador

Eduardo Medina Mora enfrenta las críticas de sus rivales políticos
Controversial  pasado del nuevo embajador
Eduardo Medina Mora toma protesta como embajador de México en Estados Unidos ante el pleno de la Cámara de Diputados.
Foto: Notimex

MÉXICO, D.F.— Eduardo Medina Mora es desde ayer embajador de México en Estados Unidos después de hacer un juramento de “lealtad” en el pleno del Congreso que lo ratificó en un escenario más ríspido al de la víspera debido a críticas de legisladores de izquierda que cuestionaron algunas de sus acciones al frente de la procuración de justicia y su corta trayectoria diplomática.

“Se está dejando a un lado la importancia del servicio exterior de carrera para darle un carácter político”, enfatizó el diputado por el Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal: previo a esta designación a la cabeza de la embajada norteamericana, Medina Mora sólo tuvo como antecedente diplomático la representación en el Reino Unido, desde 2009 y hasta ayer.

En su paso por la Procuraduría General de la República (PGR) durante el sexenio de Calderón sostuvo constantes y sonados enfrentamientos con el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, por diversas detenciones de presuntos narcotraficantes que realizaba la policía federal y posteriormente el ministerio público no podía documentar.

“Se enfrentó con un sistema que no le ayudaba”, observó el analista en temas de seguridad del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, José Fernández Santillán, sobre los reproches que ayer volvieron al pleno de la sesión permanente del legislativo.

Entre ellos, la falta de pruebas para procesar a 27 servidores y ex servidores públicos de Michoacán detenidos en el operativo realizado en mayo de 2009 por la Policía Federal Preventiva y el Ejército mexicano.

“El Michoacanazo no lo hemos olvidado ya que tuvo implicaciones importantes para la izquierda”, dijo Luis Ángel Espinosa, legislador por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) que gobernaba la entidad en aquellos tiempos.”Tampoco podemos olvidar el Operativo Rápido y Furioso porque hubo muertos”.

En el 2009, unas 2 mil armas semilargas, compradas durante meses por personas ligadas a grupos delictivos mexicanos, fueron introducidas al país bajo conocimiento de la Oficina Federal de Control de Armas de Fuego, ATF.

Dos años después, la agencia de noticias Associated Press reveló la existencia de un informe de la ATF que señala que Medina Mora tuvo conocimiento del operativo desde 2007 : específicamente de una táctica denominada “dejar las armas caminar”.

Desde el martes, Medina Mora se refirió al tema como “una ocurrencia” en Estados Unidos en la que el gobierno mexicano “no tuvo participación”. “No hubo un acuerdo controlado de armas”, fue “una operación encubierta”.

Ayer en la tribuna, congresistas del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del conservador Partido Acción Nacional (PAN), defendieron la designación del presidente Enrique Peña Nieto con una revaloración del pasado como un mal menor de la función pública.

¿Quién no es cuestionado cuando se ocupan puestos de tanta importancia”, cuestionó la legisladora Guerra.

Entre otros de los polémicos temas en los que estuvo involucrado el hoy diplomático que dará la atención a 31. 7 millones de mexicanos en la Unión Americana, se encuentra la consignación por secuestro de la francesa Florance Cassez.

Con todo, la votación fue a favor de Medina Mora con sólo cuatro abstenciones de legisladores de izquierdas. Ningún voto en contra. “Seguirá una política gris y sumisa en la agenda bilateral como la que hemos tenido hasta ahora”, expuso Monreal.

En sus primeras declaraciones como representante diplomático en la Unión Americana, Medina Mora calificó su designación como un buen augurio “para lograr un acuerdo migratorio” que ofrezca garantías a los mexicanos radicados en Estados Unidos

“Será una nueva etapa promisoria para ambas naciones, y lograr nuevas oportunidades de desarrollo comercial y de crecimiento económico”, dijo.