Protestan por sus salarios

Grupos de trabajadores presionan a la ciudad por ordenanza que los proteja contra las violaciones de las leyes laborales
Protestan por sus salarios
Docenas de trabajadores y sindicalistas se manifestaron frente al Ayuntamiento de LA para exigir que el Concejo Municipal tome acción contra propuesta que consideran les roba el salario.
Foto: La Opinion Aurelia Ventura

Trabajadores y miembros de una coalición de varias organizaciones y sindicatos, se reunieron ayer frente a la entrada del Ayuntamiento de Los Ángeles para exigir que el Concejo Municipal tome acción en torno a una propuesta de ordenanza contra lo que consideran el “robo” de salarios.

“Pedimos que de una vez por todas tengamos respuesta a nuestra petición que hicimos hace tres años al concejo de la ciudad de tener una ordenanza contra el robo de salarios”, dijo Mario López, miembro de IDEPSCA, una de las organizaciones participantes en la jornada y miembro de la coalición contra el robo de salarios. “Por tres largos años, los trabajadores y trabajadoras han estado esperando que la Ciudad de Los Ángeles adopte una ley que criminalice el robo de salarios”.

López añadió que Los Ángeles “podría ser el bastión en donde se respeten los derechos de los trabajadores y trabajadoras. Pero Los Ángeles, desafortunadamente, es la que muestra la peor estadística de robo de salarios en la nación”, dijo López, señalando que se pierden más de 27 millones de dólares a la semana en salarios, lo que equivale a 1,400 millones de dólares al año.

En un estudio en el que participó Víctor Narra, director de proyectos del Centro de Trabajo de UCLA en el centro de Los Ángeles, se descubrió que el 38.3 % de los trabajadores latinos han denunciado violaciones al salario mínimo, cifra mucho mayor que entre las personas asiáticas, blancas o afroamericanas. Asimismo, reveló que un 79. 6% denunció violaciones a las horas de trabajo extra a la semana, un 70.7 % informó de horas extras sin compensación y un 82.9 % informó de violaciones a sus periodos de comidas.

“En un día cualquiera, mas de dos tercios de los trabajadores de industrias de bajos recursos sufren robos de salarios, lo que significa que a estos trabajadores no se les paga un salario mínimo, horas extras, no disfrutan de periodos de descanso o para comidas o no son compensados por todas las horas que han trabajado”, dijo Oscar Espino, miembro del Centro de Justicia del Salario, organización sin fines de lucro que ofrece servicios legales a personas que enfrentan violaciones a sus salarios.

Para ayudar a los trabajadores que sufren con el robo de salarios, los concejales Richard Alarcón, por el Distrito 7, y Paul Koretz, por el Distrito 5, introdujeron una moción en septiembre de 2009 en la que le pedían al representante legal de la ciudad la elaboración de un borrador de la Ordenanza de Robo de Salario de Los Ángeles. Sin embargo, más de tres años después, los trabajadores no han obtenido respuesta alguna de las autoridades.

“Todos tenemos un recurso ilimitado y no recargable, que es nuestro tiempo. Y por el tiempo que pasamos trabajando tenemos derecho a recibir un salario”, dijo Joel Michael Lyle, asistente de fuerza laboral para la oficina del concejal Koretz. Añadió Lyle que se jefe se convirtió en coautor de una moción para una ordenanza en el año 2009 y esperan que este año se puedan lograr la aprobación de dicha ordenanza.

Al finalizar la jornada un grupo de trabajadores se dirigió a la Oficina del Secretario Municipal, en donde entregaron una “factura” por 1,400 millones de dólares, que según los trabajadores suma el total de las violaciones a los salarios.