Adiós al deficit estatal

Qué diferencia después de tantos años de recortes draconianos y aumentos de impuestos. El derrame de números de rojos que acompañaron los presupuestos estatales de los últimos años parecen ser historia, según el nuevo plan de gastos del gobernador Brown.

Esta perspectiva permite dar un giro de 180 grados y proyectar superavits de millones de dólares en donde antes se anticipaban déficits de miles de millones de dólares.

La educación es la que más se ha beneficiado en esta transformación, elevando el presupuesto de k-12 y de los colegios comunitarios en 2,700 millones de dólares para el año que viene y en 19,000 millones para el 2016-17. En este aspecto, el ciclo de enseñanza básica será el más beneficiado de todos.

El gobernador renovará este año su esfuerzo para cambiar la fórmula en que se distribuye el dinero en el sistema k-12, de manera que las escuelas con más necesidades económicas sean las que reciban más fondos. El año pasado esta misma propuesta de Brown fracasó ante la oposición principalmente de las escuelas suburbanas que temían perder dinero con el cambio. Ahora con más fondos para todos, es más viable que se acepte el cambio.

Es excelente que no se proyecten déficits hacia el futuro y se reinviertan en educación después de haberle reducido al k-12, por ejemplo, 2,700 millones de dólares en cinco años. Pero hay otras áreas, como el sistema judicial, al que se le reducen 200 millones de dólares.

En realidad, California está saliendo del pozo pero no significa que hay dinero para derrochar. Las proyecciones presupuestales son cálculos a futuro que luego la realidad desmiente.

Por eso es importante que la buena noticia del presupuesto no desencadene una ola de gastos en el Capitolio controlado por los Demócratas. California requiere inversión en infraestructura humana y material, creemos que el camino es paulatino sin arriesgar el regreso al déficit.

Esperamos que este plan signifique para California un nuevo futuro, pero para ello se requiere auto control y responsabilidad en Sacramento.