Jóvenes aún sienten miedo del DACA

Temen que sus casos perjudiquen a sus familiares

Jóvenes aún sienten miedo  del   DACA
El agente del Servicio de Inmigración y Ciudadanía de San Fernando, Roland E. Lyons, respondió preguntas de los jóvenes. Les aseguró que la información que ellos den no pasará al ICE.
Foto: La Opinion Aurelia Ventura

Yomara Alcalá reúne los requisitos para solicitar la Acción Diferida (DACA) pero no quiso enviar su solicitud hasta asegurarse que el republicano Mitt Rodney, no resultara electo en las elecciones de noviembre de 2012.

“No quería aplicar y luego tener un presidente que no tuviera las misma ideas que nosotros porque nunca se sabe que puede pasar”, dijo Alcalá, quien estudia primer año de Ciencias Políticas y Filosofía en la Universidad de California Los Ángeles (UCLA). “Romney había dicho que iba a acabar con eso y yo tampoco quería que tuvieran mi información”, añadió Alcalá, la menor de tres hermanas y la única de ellas que puede beneficiarse con la ley. Sus hermanas mayores ya pasaron la edad requerida.

Alcalá se encontraba ayer con su madre en la sede de la Hermandad Mexicana, en Panorama City, donde se realizaba un foro comunitario para informar todo lo referente a la ley y aclarar dudas y alejar temores con respecto al impacto que podría tener en las familias.

“Ofrecimos un foro informativo y un acercamiento del Departamento de Inmigración hacia la comunidad, contestándoles preguntas relacionadas con la Acción Diferida”, dijo Gloria Saucedo, directora ejecutiva de la Hermandad Mexicana. “Los tipos de preguntas que respondieron fue sobre cuando entraron o el tipo de documentación que portaban”, dijo, señalando que el agente especificó que la identificación de la escuela, aunque esté expirada, es suficiente para la solicitud del DACA, ya que algunos no tienen pasaporte u otro tipo de documentación que los identifique.

Cientos de jóvenes aún sienten miedo de solicitar el DACA por temor a que sus casos no sean aprobados o sus padres sean deportados porque piensan que los agentes de inmigración podrían obtener los datos de ellos a través de las solicitudes de sus hijos.

Jenny López es un ejemplo de ese caso. Sus padres recibieron orden de deportación, pero solo su padre abandonó el país, regresando poco después. El temor de la joven es que el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de los Estados Unidos (USCIS) se entere al presentar la solicitud y envíen esa información al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE).

“Yo tenía miedo sobre qué pasaría en dos años, si la Acción Diferida ya no sigue en vigencia. ¿Me deportarían? ¿Qué harían ellos?” dijo López, refiriéndose a la pregunta que le hizo al agente de inmigración que se encontraba en la Hermandad Mexicana. “Él me dijo que toda la información es confidencial y que no sería enviada al ICE. También me dijo que mi información no afectaría a mis padres”.

Saucedo señaló que a nivel nacional más de un millón y medio de estudiantes son elegibles para el DACA pero solo lo han solicitado más de 350 mil y solo 100 mil han aplicado en California. “Principalmente dicen que no aplican por miedo, porque no tienen seguridad de que vaya a salir. Otros también nos han dicho que es por la economía y también por desidia”, dijo Saucedo.