En la mira los trabajadores no vacunados

CHICAGO — Los pacientes pueden rechazar la vacuna contra la gripe. ¿Deberían los médicos y las enfermeras tener ese mismo derecho? Esa es la pregunta espinosa que surge a medida que los hospitales estadounidenses toman medidas cada vez más enérgicas contra los empleados que no se vacunan contra la gripe, con algunos trabajadores que son despedidos por su negativa.

“¿Dónde dice que ya no soy un paciente si soy enfermera”, se preguntó Carrie Calhoun, una enfermera de cuidados intensivos en los suburbios de Chicago, que fue despedida el mes pasado después de que se negó a vacunarse contra la gripe.

Las duras medidas de los hospitales coinciden con una temprana temporada de gripe que golpea más duro que las pasadas. La gripe está muy extendida en la mayoría de los estados, y al menos 20 niños han muerto.

La mayoría de los médicos y enfermeras se vacunan contra la gripe. Pero en los últimos dos meses, al menos 15 enfermeras y otros miembros del personal del hospitales en cuatro estados han sido despedidos por negarse a inmunizarse, y varios han renunciado, de acuerdo con trabajadores afectados autoridades de hospitales e informes publicados.

En Rhode Island, uno de los tres estados con penas duras detrás de una norma de vacunación obligatoria para los trabajadores de la salud, más de 1,000 trabajadores firmaron recientemente una petición oponiéndose a la misma, de acuerdo con un sindicato que presentó una demanda para poner fin a la regulación.

¿Por qué la gente cuyo trabajo es proteger a los pacientes enfermos se niegan a vacunarse contra la gripe? Las razones son varias: alergias a la vacuna contra la gripe, que son raras, objeciones religiosas y escepticismo acerca de si la vacunación de los trabajadores de salud previene la gripe en los pacientes.

La Dra. Carolyn Bridges, directora asociada para la inmunización de adultos en los Centros Federales para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), señaló que la evidencia más fuerte proviene de estudios en hogares de ancianos, que unen la vacunación contra la gripe entre los profesionales de la salud con un menor número de muertes de pacientes.

Para algunas personas, la gripe causa sólo síntomas leves. Pero también puede conducir a la neumonía, y hay miles de hospitalizaciones y muertes cada año.

El número de defunciones ha variado en las últimas décadas, de aproximadamente 3,000 a 49,000.

Un estudio realizado por investigadores de los CDC encontró que en 2011, más de 400 hospitales de Estados Unidos requirieron vacunas contra la gripe para sus empleados y 29 hospitales despidieron a empleados no vacunados.

De acuerdo con los datos federales más recientes, alrededor del 63% de los trabajadores de atención de salud de Estados Unidos se vacunaron contra la gripe en noviembre. Sin embargo, el gobierno quiere una cobertura del 90% de los trabajadores de la salud en 2020.