Malas ideas y teorías

armas

Si no tuvieramos suficientes razones para apoyar una legislación que establezca un sistema de control de armas más eficiente, los defensores de la venta indiscriminada de armas nos han dado en las últimas semanas muchas razones válidas para apoyar la iniciativa de limitar el expendio libre de armas de combate militar.

La Asociación Nacional del Rifle, mantuvo silencio por varios días después de la matanza de Newtown, Connecticut, sólo para aparecer a través de su vicepresidente Wayne LaPierre con una solución “milagrosa”, colocar un guardia o policía armado en cada escuela de Los Estados Unidos. Después de culpar a los juegos de vídeo y a Hollywood, el representante de la Asociación Nacional del Rifle señaló muy horondo: “La única forma de parar a un hombre malo con un arma, es un hombre bueno con un arma”.

Mientras esto ocurría, en otro frente, el Sheriff Joe Arpaio ponía en marcha su propio plan, el envío de voluntarios armados a las escuelas de su condado para precautelar la seguridad en los establecimientos educacionales. Estos “voluntarios” son civiles que conocen del manejo de armas, pero que en realidad no cuentan con la preparación que debe de tener cualquier agente del orden debidamente entrenado. Me pregunto cuantos de estos voluntarios formaron parte de las patrulla desplegadas hace un tiempo para “defender” la frontera de los inmigrantes no autorizados.

Y este clamor puede parecer exagerado, pero la misma tarde de la matanza de Newtown escuché personalmente un comentario de un conocido que me heló la sangre: “Porqué este hombre en lugar de matar a esos pobres niños, no se fue mejor a la frontera a matar a los ilegales”. Gente con esta mentalidad no es la que yo quisiera patrullando las escuelas a las que asisten mis hijos.

Las teorías conspiratorias y la conducta extremadamente hostil que mostró son la mejor prueba de que hay individuos a los que definitivamente no se les debe permitir portar un arma.

El señor Jones, nos pintó un panorama en el que un gobierno tiránico utilizaba el control de armas para desarmar completamente a sus ciudadanos y desmantelar la estructura de derechos y libertades de las que se disfruta en este país.

Y las teorías conspiratorias son tan amplias como lo es la imaginación. A través de facebook me enteré de la extraña idea de James Tracy, profesor de comunicaciones de la Universidad Atlantic de Florida quien asegura que la matanza de Newtown no existió, y que fue únicamente un montaje organizado por la administración del Presidente Obama, para tener una excusa para empujar una ley de control de armas.

No se a usted amable lector, pero a mí esta gente me asusta, y mucho más con un arma en la mano.