Usan GPS para evitar el absentismo

Un novedoso sistema ayuda a estudiantes y padres a controlar sus asistencias a clase.
Usan GPS para evitar el absentismo
Marisol Castro Soto sostiene el rastreador GPS que usa para evitar 'saltarse las clases'.
Foto: AP

AUSTIN, Texas — Marisol Castro Soto, estudiante de segundo año en la escuela secundaria Akins, andaba con el grupo equivocado.

Ella y sus amigos faltaban con frecuencia a la escuela o se presentaban a clases en su tiempo libre. Pero cuando Castro, de 16 años, fue amenazada con ir ante un juez a causa de sus ausencias, supo que era hora de un cambio.

Ella se ofreció para el nuevo programa contra el absentismo escolar del Distrito Escolar de Austin, que utiliza rastreadores GPS para ayudar a los estudiantes a ir a clase con más frecuencia. Los estudiantes que falten más de 10 días de clases pierden crédito para sus cursos, dijeron funcionarios. En ese momento, los estudiantes y los padres pueden ser llamados a juicio por las ausencias y podrían enfrentar cargos por delitos menores y multas, y ser hallados criminalmente negligente.

A diferencia de otros programa obligatorios, el programa de Austin requiere el consentimiento de los padres y estudiante por escrito.

El distrito de Austin implementó el programa este año escolar en nueve escuelas secundarias, centrándose en las entidades educativas con un alto número de estudiantes que están crónicamente ausentes, informaron administradores del distrito.

“Es muy útil”, dijo Marisol. “Al comienzo del año escolar, metí la pata mucho, y me saltaba las clases. Decidí aprovechar la segunda oportunidad que me estaban dando y entrar en el programa. Desde que estoy en ese programa, me he centrado más en mis clases”.

Más de la mitad de todos los estudiantes del centro de Texas pierden seis o más días de escuela, lo que representa el 85% de todas las ausencias, de acuerdo con los datos 2010-11 de la Alianza E3.

El programa de Austin está a cargo de AIM Truancy Solutions. El GPS de seguimiento de AIM es más pequeño que la mayoría de los teléfonos. Los estudiantes deben registrarse varias veces al día, incluso cuando salen de sus casas por las mañanas, cuando llegan a la escuela, después del almuerzo y cuando salen de la escuela durante el día. Marisol y los otros 500 estudiantes participantes también deben firmar las hojas de asistencia con los maestros para validar su presencia. El programa ofrece a los estudiantes opciones de llamadas despertador y tutorías.

Los primeros datos muestran que antes de inscribirse en el programa, los estudiantes asistían a la escuela alrededor del 78% de las veces -en promedio. Esos mismos estudiantes están promediando una tasa de asistencia del 90% desde que comenzaron a participar.