Affleck triunfal

Los Globos de Oro recompensan al actor en el día que Jodie Foster confirma su homosexualidad

Además de repartir los premios a diestro y siniestro (en cine tres para Les Misérables, dos para Django Unchained y Argo, y, en televisión, tres tanto para Homeland como para Game Change, ambas producciones de HBO), la gran noticia de esta edición de los Globos de Oro fue la nueva confirmación pública de la relación personal de Jodie Foster con su pareja y madre de sus dos hijos, y, especialmente, su anuncio de retirarse del mundo de la interpretación.

En un extraordinario y emotivo discurso, la estrella de Silence of the Lambs, recompensada con el premio honorífico Cecil B. DeMille por 47 años en el mundo del espectáculo, de un total de 50 años de vida, expresó su amor por Cydney Bernard —”uno de los amores más poderosos de mi vida”—, con quien ha criado a sus dos hijos, Charles y Kit, todos presentes, su deseo de mantener la privacidad, su amistad por Mel Gibson y, además, confirmó que su futuro en el cine se limitará a la realización de largometrajes, algo que ya ha llevado a cabo en títulos como A Home for the Holidays o The Beaver, dejando la actuación de lado. Fue el punto y aparte en una trayectoria ejemplar que ha cosechado dos Oscar y dos Globos de Oro.

La noche, que celebraba el 70 aniversario de los premios, contó con la participación en tareas de maestras de ceremonias de las actrices de comedia Amy Poehler y Tina Fey, antiguas colegas en Saturday Night Live y hoy aplaudidas por la series Parks & Recreations y 30 Rock, respectivamente.

Las dos acertaron en algunos dardos (venesosos) contra James Cameron, Quentin Tarantino, Ricky Gervais, James Franco y la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA por sus iniciales en inglés), aunque ciertas bromas cayeron en el olvido tan pronto como fueron contadas (como las que hicieron referencia a Sarah Palin y Daniel Day Lewis). Su tono, inofensivo y sin riesgos, se distanció notablemente del llevado a cabo en años previos por Gervais, el cómico inglés que causó cierta polémica con sus comentarios.

El primer premio se decantó por el extranjero del grupo, lo cual no es precisamente una sorpresa si se tiene en cuenta que los Globos de Oro son entregados por la HFPA, como su nombre indica, un grupo de periodistas la mayoría de ellos de procedencia internacional.

Así, el austríaco Christoph Waltz se llevó el galardón al Mejor Actor de Reparto por Django Unchained, derrotando a Leonardo DiCaprio por el mismo filme o los favoritos, Tommy Lee Jones por Lincoln, Alan Arkin por Argo y Philip Seymour Hoffman por The Master.

Waltz subió al escenario del salón de ceremonias del Beverly Hilton en Beverly Hills por segunda vez, dos años después de ganarlo por Inglourious Basterds, al igual que Django Unchained, dirigida por Quentin Tarantino, quien se hizo con la presea al Mejor Guión, una relativa sorpresa, ya que Lincoln, Zero Dark Thirty y Silver Linings Playbook partían con cierta ventaja.

En la rueda de prensa posterior, el director de Pulp Fiction dejó claro que su uso de la controversial palabra que se emplea para describir peyorativamente a la comunidad afroamericana no es ofensiva, porque se limita a reflejar la realidad de la época en la que acontece Django Unchained, previa a la cancelación de la esclavitud. También apuntó que esta no ha desaparecido y que miles de ciudadanos negros siguen esclavizados por las leyes actuales que los mantienen en prisión durante años en un porcentaje superior al de las otras étnias.

Una favorita que no tenía las de perder —a pesar de una notable competencia: Sally Field, Nicole Kidman, Helen Hunt y Amy Adams— fue Anne Hathaway, que fue recompensada con el Globo de Oro a la Mejor Actriz de Reparto por Les Misérables.

El resto de premios en el apartado de cine, muy repartidos, contó con el Globo de Oro al Mejor Director para Ben Affleck por Argo, que esta semana se quedó sin opción de Oscar en la misma categoría al ser ignorado por la Academia, y que también recogió el premio al Mejor Filme Dramático por encima de las favoritas Lincoln —que solo ganó una de sus siete nominaciones— y Zero Dark Thirty; Daniel Day Lewis y Hugh Jackman como Mejor Actores en Drama y Comedia/Musical por Lincoln y Les Misérables, respectivamente (los dos previstos en todas las quinielas); y Jessica Chastain y Jennifer Lawrence, Mejor Actrices en Drama y Comedia/Musical por Zero Dark Thirty y Silver Linings Playbook, respectivamente (tampoco fueron sorpresas notables).

Combinando, como es habitual en la ceremonia, preseas para cine y televisión, la dedicada a la Mejor Actriz en Rol Secundario en Serie, Mini-serie o Películas hecha para TV recayó en la veterana Maggie Smith por la aclamada producción británica Downton Abbey, lo que impidió a Sofía Vergara alzarse con ella, a pesar de ser su tercera nominación (quizás a la cuarta sea la vencida… el año que viene si es candidata).

Este fue el tercer Globo de Oro para Smith, de 78 años, de un total de diez candidaturas a lo largo de su carrera.

Otros ganadores fueron Julianne Moore, Mejor Actriz en Mini-serie o Película Hecha para TV por Game Change, donde encarnó a Sarah Palin (este fue su segundo Globo de Oro); la nueve veces ganadora del Grammy, Adele, por co-escribir la canción Skyfall del más reciente filme de la saga James Bond; y Kevin Costner, Mejor Actor en Mini-series o Película Hecha para TV: Kevin Costner por Hatfields & McCoys (el segundo Globo de Oro de su filmografía tras el ganado como Mejor Director por Dances with Wolves.

Siete décadas de premios de la HFPA, nunca una organización sin polémicas, concluyen así con una gala que terminó siendo apresurada y una edición de premios para todos… con el fin de que nadie enfade (con la excepción de Steven Spielberg, director de Lincoln que se fue con las manos vacías como su director y productor).