Anda el Barsa in-do-ma-ble

Con Tito de vuelta, el cuadro culé cierra invicto la primera vuelta
Anda el Barsa in-do-ma-ble
Tito Vilanova observa el juego.
Foto: AP

MÁLAGA, España (AP/ EFE).— Nadie frena al Barcelona en la Liga Española, especialmente fuera de casa, y prueba de ello es que el Málaga se convirtió en una víctima más del cuadro invicto, que supera con 11 puntos al Atlético de Madrid y con 18 al Real Madrid.

Nueve años hacía que el Málaga no ganaba al Barcelona.

Fue en 2003 cuando dirigía al conjunto malagueño Juande Ramos, y con una tarde memorable del exdelantero Salva Ballesta, que consiguió tres goles. A partir de ese momento algún empate y varias derrotas.

Ayer, el Barsa redondeó el mejor registro de la historia en una primera vuelta y, de seguir así, el plantel entrenado por Tito Vilanova, quien dirigió al equipo tras ser tratado de su cáncer en Nueva York, batiría la marca de 100 puntos con que el Real Madrid se coronó campeón la pasada campaña.

“La primera vuelta ha sido una pasada y será difícil repetirla, pero yo soy mucho de matemáticas. La liga no está ganada y no somos invencibles. La clave es la ambición de los jugadores, que son muy buenos y trabajan para ganar”, analizó Vilanova.

El Málaga inició el partido presionando, pero a medida que iban pasando los minutos el Barcelona se fue asentando e incluso Leo Messi, tuvo la primera ocasión en un error del central Weligton, que aprovechó el argentino, pero en última instancia el guardameta Willy Caballero, le quitó el balón con la mano izquierda.

El conjunto malagueño no se amilanó, iba al ataque, Camacho avisó con un lanzamiento y Santa Cruz, a punto estuvo de llegar a una cesión de Mascherano a Valdés.

El encuentro ofensivo por ambas partes, prácticamente no existían las defensas, aunque el Barcelona dominaba y era el que más tenía el balón.

El encuentro transcurría sin excesivas oportunidades, un lanzamiento de Iniesta que despejó Caballero, y a continuación un error en la entrega de Camacho, que quería ceder al guardameta, no vio a Messi, que quebró al portero y marcó el primero en el 26′.

El gol por el error le dejó tocado.

El Málaga le estaba tratando por igual al líder, pero los fallos se pagan.

Descolocada la defensa configuró otra ocasión, esta vez de Cesc, cuyo disparo se fue fuera por centímetros.

Los andaluces fueron asimilando el golpe, se armaron de nuevo y volvieron a la carga con varios acercamientos al área azulgrana, aunque faltando ese último pase ganador y esa pegada demoledora.

Cuatro minutos duró el Málaga en la segunda parte. Un pase de Messi a Cesc Fábregas, que se adelantó a Sergio Sánchez, cruzando el balón en la salida de Caballero, consiguiendo el segundo gol.

El partido, a partir de ese momento, decayó, con un Barcelona tranquilo y un equipo local sin ritmo y apesadumbrado.

El Barcelona ni se inmutó por alguna acción esporádica de los malaguistas y cada vez que se acercaba a la portería del gran Caballero, creaba peligro.

La entrada al campo del delantero argentino Diego Buonanotte, por Eliseu, le dio algo más de poder ofensivo y por lo menos merodeó algo más el área rival.

Todo estaba sentenciado por la superioridad del Barcelona, que quiso redondear el juego con otro gol, esta vez de Thiago, en un disparo desde fuera del área, que Caballero no pudo atajar.

Quedaban pocos minutos y los locales querían el gol del honor, que lo obtuvieron de un lanzamiento magistral de falta Buonanotte.

Exhibición azulgrana ante un Málaga que pagó los fallos.