Lance promete ser ‘franco’

Su entrevista con Oprah acapara la atención de todos sus seguidores
Lance promete ser ‘franco’
Un ciclista aficionado pasa por un cruce que lleva el nombre de Armstrong en Austin, Texas. [AP]

AUSTIN, Texas (AP).— Trotando un domingo por la mañana bajo un sol brillante, Lance Armstrong difícilmente parecía un hombre a punto de confrontar de una vez por todas el escándalo de dopaje que ha dejado en añicos su imagen.

“Estoy tranquilo, estoy relajado y listo para hablar francamente”, dijo ayer Armstrong en referencia a su entrevista que será grabada hoy con Oprah Winfrey y que ha formado grandes expectativas.

En la que ha sido publicitada como una sesión “sin restricciones”, se espera que el ciclista estadounidense hará un giro luego de una década de desmentidos y se disculpe por doparse.

También se aguarda que ofrezca una confesión parcial sobre su participación como líder de una trama de dopaje para dominar el Tour de Francia.

A Armstrong le arrebataron el año pasado todos sus siete títulos como consecuencia de un voluminoso informe de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA, por sus siglas en inglés), que lo retrató como un competidor implacable, deseoso de realizar cualquier cosa para ganar la máxima joya del ciclismo mundial, una presea que hasta el más grande de los ciclistas desease tener en sus arcas.

“El programa de dopaje más sofisticado, profesionalizado y exitoso que haya visto alguna vez el deporte”, es como calificó el director ejecutivo de la USADA, Travis Tygart, el régimen de dopaje presuntamente llevado a cabo por el equipo U.S. Postal Service que encabezó alguna vez Armstrong.