Saúl Hernández llega a los 49 relatando realidades (Fotos)

El cantante y compositor mexicano celebrará su cumpleaños inmerso en su música.
Saúl Hernández llega a los 49 relatando realidades (Fotos)
Saúl Alfonso Hernández Estrada nació el 15 de enero de 1964 en la Ciudad de México.
Foto: Cortesía

El cantante y compositor mexicano Saúl Hernández, líder de la banda Caifanes, celebrará este martes su cumpleaños número 49 luego de ofrecer una velada íntima en el Museo Universitario de El Chopo en diciembre pasado, donde sus letras fueron más allá en sus contenidos ya que relataron realidades cotidianas.

El músico habló entre canción y canción del proceso creativo de éstas y del significado de algunas de ellas, pues el intérprete se ha distinguido por su preocupación y compromiso con las causas sociales.

Saúl Alfonso Hernández Estrada nació el 15 de enero de 1964 en la Ciudad de México, en el seno de una familia marcada por la desunión y la indiferencia. Debido a la falta de interés que mostró por la escuela, poco a poco descubrió su verdadero interés y destino: la música.

Sus primeras experiencias como compositor se dieron a muy temprana edad, ya que musicalizaba los cuentos que él mismo escribía; una guitarra con sólo dos cuerdas fue suficiente para ello.

Su primera banda fue Deimos, en la cual fungió como vocalista y guitarrista entre 1979 y 1981; la alineación se completaba con José Navarro (batería) y Salvador de la Fuente (guitarra), con ellos vivió su primer “toquín”.

Cuando Deimos se desintegró, Hernández, al seguir sus impulsos y deseos de crecer, formó otro grupo, In Memoriam, junto a José Navarro. Su tercera agrupación fue Frac, de la cual sólo existe una canción grabada, “Inquietudes desairadas”.

Tiempo después fundó otra banda que, aunque no grabó ningún disco oficial, fue más conocida que las anteriores: Las Insólitas Imágenes de Aurora.

Al separarse este último conjunto, Saúl decidió, al lado de Alfonso André (batería), Sabo Romo (bajo) y Diego Herrera (teclados y saxofón) crear otro grupo, Caifanes; esta vez se convertiría en una de las bandas más importantes del rock mexicano, a la que se unió Alejandro Marcovich a partir del segundo disco.

De manera simultánea con su trabajo en esta última banda, Hernández participó con Alfonso André, José Manuel Aguilera, Federico Fong y el Doctor Frenetic en la banda alterna denominada La Sociedad de las Sirvientas Puercas; en esta ocasión Saúl no fue el vocalista.

Con Caifanes grabó cuatro discos, hasta que inesperada y súbitamente se desintegró, debido a diferencias entre Alejandro y él, tras haber marcado un parteaguas en la escena nacional del rock y convertir temas como “Viento”, “Nubes” y “La negra Tomasa”, entre otros, en notables éxitos radiofónicos que sus fans incluso consideran como “himnos”.

Un punto clave en su vida fue la lucha contra las drogas, ya que su adicción a éstas le provocó en una ocasión caer inconsciente durante tres días; posteriormente, cuando logró superar dicho problema, se dedicó a grabar discos y terminar las giras pendientes.

Otro obstáculo al que se enfrentó fue su garganta, ya que tuvo que ser sometido a varias operaciones que lo mantuvieron fuera de circulación por un tiempo, por lo que sus proyectos debieron suspenderse temporalmente.

Posteriormente, y ante el rompimiento de Caifanes, Hernández decidió formar otra banda en 1996 para continuar con su andar por la música, a la cual denominó como Jaguares y en la que permanece hasta la fecha.

Desde que empezó esta banda lo acompañan Alfonso André (batería), José Manuel Aguilera (guitarra), Federico Fong (bajo) y el mismo Saúl es la otra guitarra y voz, con su timbre inconfundible.

“El equilibrio de los Jaguares” (1996), “Bajo el azul de tu misterio” (1999), “Cuando la sangre galopa” (2001), “El primer instinto” (2002), “Crónicas de un laberinto” (2005) y “45” (2008) integran su discografía.

En lo que respecta a su vida personal, está casado con una holandesa llamada Julia, con quien tiene dos hijos, Zoey Marina, cuyo nombre significa “Vida Marina”, y Dan.

La trascendencia de Caifanes y Jaguares fue homenajeada con el disco “Nos vamos juntos”, en el que participaron diversos exponentes: Enrique Bunbury (Afuera), Aterciopelados (Para que no digas que no pienso en ti) y La Original Banda El Limón (No dejes que).

Además de Enjambre (Estás dormida), Andrés Calamaro (Los dioses ocultos), Hello Seahorse! (Hasta morir), Adanowsky (Como tú), Austin TV (Aviéntame) y Pxndx (La célula que explota), entre otros.

A principios de 2011 lanzó su disco solista “Remando”; además de reunirse después de 16 años de separación con su agrupación Caifanes.

Un año más tarde se presentó en la Cumbre Tajín 2012 con su banda Caifanes, luego de que se reunieran después de 16 años de separación. Además del concierto, el intérprete de éxitos como “No dejes qué” y “La célula que explota”, tiene en proyectos en conjunto con su banda para este año, como preparar un nuevo material, ya sea un disco o un documental.