Desilusión con Armstrong

Al final el gran ídolo y ejemplo no fue más que un mentiroso y tramposo
Desilusión con Armstrong

La historia del campeón de ciclismo, Lance Armstrong es un narrativa de estos tiempos, de buscar el éxito deportivo a toda costa, de auspicios millonarios, de hacer trampas, de mentir con descaro y de una gran desilusión para quienes tuvieron la figura del deportista como inspiración para vencer obstáculos.

En estos días Armstrong confirmó en público lo que ya se decía desde hace tiempo en el mundo de ciclismo, y que condujo a las autoridades internacionales de este deporte a anularle los numerosos triunfos de la Vuelta de Francia que convirtieron al ciclista en un verdadero fenómeno.

Lástima que esas victorias fueron resultado del dopaje y de acciones ilegales. Que la imagen victoriosa que por años enorgulleció a los estadounidenses se basó en una deshonestidad bien orquestada. Pero que, como muchas mentiras, tuvo las patas cortas.

Empero, la caída de Armstrong va más allá de lo deportivo. La batalla personal del ciclista contra el cáncer elevó su imagen para ser un ejemplo de voluntad y perseverancia. Esto condujo a la creación de la Fundación Livestrong que con decenas de millones de dólares en donaciones ayuda a la gente con cáncer.

La reflexiones sobre este hecho abundan. Una de ellas es el papel público de modelo que se le otorga automáticamente a un deportista exitoso. Algunas veces es injusto dar esta responsabilidad, Armstrong no sólo la aceptó, sino que la promovió en cada oportunidad que tuvo.

Otra es la influencia de los estimulantes prohibidos. Tan sólo la semana pasada, la designación de nuevos integrantes del Salón de Fama del Béisbol estuvo manchada por los efectos del uso de esteroides por parte de las principales estrellas de bateo como Mark McGwire, Barry Bonds y Sammy Sosa, entre otros. El caso del ciclista es otro ejemplo de la necesidad de estrictos controles anti-doping en el deporte profesional. La fama y el dinero son tentaciones muy grandes.

La confesión de Armstrong seguramente tendrá ramificaciones legales para el ciclista. Para los estadounidenses es la confirmación del derrumbe de un ídolo que fue un ejemplo para muchos. Es descubrir que la persona admirada no fue más que un tramposo y mentiroso.

?>