Dia 11- Ahora sí… se notan cambios… #reto90días

Aquí les dejo mi maleta del gimnasio.

Apenas empezábamos a ver si se notaban los cambios… bueno les cuento: hoy me vi ya un sueter qu eme queda grande. Siempre uno se ve que si le baja el pecho o la panza o la espalda… Con los ejercicios estoy bajando de todos lados.. pero sigo con la misma silueta. Dicho pues, no me queda más que agradecer a todos aquéllos que cada vez más se acercan ya sea e persona o por redes sociales a preguntar y felicitar… son más las voces que dicen que ya empiezo a bajar de peso, y bueno…

Durante el verano me gusta andar en bicicleta. Por lo menos una hora después de la oficina. Hay algunas fotos que comprueba que luego de un mes, si hay diferencia. Ahora siento que estoy llegando a esa misma talla, pero con sólo 10 días de ejercicio. Nada mal.

Alguien me hizo notar que no se ha hablado sobre peso exacto ni cuanto se ha bajado… y está en todo lo correcto. El Coaching personal tiene que ver con un reordenamiento de las ideas personales, entre las que se encuentran por supuesto, averiguar porque no estamos en la talla que uno desea. Pero si les puedo decir algo, que ya se han bajado 10 libras. Ni más ni menos, 10 libras. ¿Todavía no lo notan? Yo tampoco.

Lo que si puedo ver son ciertos cambios que tienen que ver más en la manera de pensar y de ver exactamente que es lo que uno está comiendo. Como el aire, la comida es necesaria. Y la verdad es que al menos yo no me ando fijando que “aires” estoy respirando. Sólo respiro y ya. Lo mismo me pasaba con los alimentos. Me los comía y ya.

Algunos han mostrado su apoyo abiertamente, algunos otros, han mostrado su respeto. Yo les muestro una sorisa por igual a todos. Por cierto, he leído en otros blogs y comentarios que me han hecho llegar que si estoy de mal humor por la dieta. Me dicen que algunos se ponen de malas cuando no pueden comer ciertos alimentos. Para responder, les diré que no, que al contrario, me gusta despertarme y tener una rutina de desayuno nutritivo.

Igual podría ir a comprar un Bagel con sausage. Yo creo que me cuesta monetariamente casi lo mismo. Pero hacer esto es un sacrificio: monetario, de valor, de fuerza y coraje. Y de quererse a uno mismo. Vengo de un país donde prevalece la hipertensión y la diabetes, y creo que estaba enfilándome derecho para el matadero. No es fácil cuando desde niño te han enseñado que la base de la historia de tu país está basada en el maíz, en la siembra y es la base de la alimentación. No digo más ni pongo en contra ninguna teoría, sólo creo que ya es momento de bajarle a la tortilla y subirle a los vegetales.

¿Suena fácil? Pues si y no. No lo es. No es fácil detenerse a las tentaciones. Pero tampoco estás pensando en tentaciones, porque si no, vas a caer. En lo que hay que pensar es en los alimentos que tienes y puedes combinar: verduras, frutas y proteínas. ¿Carbohidratos? Me preguntaron. Creo que en esta etapa podría suprimirlos por una temporada. Total que no será para siempre.

Por ahora me voy de la oficina al gimnasio. Allá afuera está a 32F – 0 grados Celsius. Hace frío si. Pero tengo muchas ganas de ir.