Hopkins vuelve al cuadrilátero

NUEVA YORK.— Bernard Hopkins se ha ganado un retiro cómodo, luego de largos 24 años como boxeador profesional, y 62 combates.

Pero el excampeón mundial está únicamente determinado a probarle al mundo que un hombre de cuarenta y tantos puedo todavía competir al nivel de clase mundial en el cuadrilátero.

Ayer, al celebrar su cumpleaños número 48, Hopkins anunció oficialmente que el próximo 9 de marzo se enfrentará a Tavoris Cloud (24-0, 19 KO), un boxeador de Florida de 34 años de edad, en el Barclays Center en Brooklyn.

En una conferencia de prensa efectuada en Barclays, un pastel de queso fue llevado y presentado al veterano pugilista, y Hopkins sopló las velas.

Entonces cortó un trozo, y en vez de tragarse el pedazo, se lo llevó a Cloud.

Era un símbolo del poder de voluntad que le ha servido tan bien hasta este punto, y de los juegos mentales de lo cual es un especialista.

“La edad no es una enemiga mía”, dijo Hopkins a la prensa, luego de rechazar el pastel.

Él se involucró en esos juegos mentales, al decirle a Cloud que él es la última esperanza de Don King y prometió retirar a King luego de vencer a Cloud. “Usted es el último caballo, hermano”, le dijo a Cloud. “No hay establo”.

King, quien cumplió 82 años en agosto, y principalmente supervisa carteleras pequeñas en Florida, su base, se sonrío de buena manera, y gritó que él es “Secretariat”.

Cloud declaró a un sitio de internet que vencerá con volumen al boxeador.

“Le venceré lanzando golpes”, dijo.

Hopkins se convirtió en el más viejo boxeador en ganar un título mundial, a los 46 años, cuando derrotó a Jean Pascal en mayo de 2011.