México alerta de violencia contra migrantes

Delincuentes aumentan nivel de agresividad
México alerta de violencia contra migrantes

MÉXICO, D.F.— El Movimiento Migrante Mesoamericano advirtió que la ruta migratoria en México experimenta una situación de emergencia debido a que los grupos criminales organizados aumentaron su nivel de agresividad.La asociación civil indicó, por ejemplo, que en Veracruz los delincuentes se reorganizaron y cobran a extranjeros cuotas de hasta 100 dólares para permitirles abordar el tren que atraviesa el municipio de Tierra Blanca.Esos ferrocarriles llegan a transportar unos 700 indocumentados de Centroamérica, entre quienes se mezclan informantes de bandas delictivas.Mientras tanto en Tenosique, Tabasco, la ruta está “tomada” por el crimen organizado, lo que genera tensión en el ambiente y miedo por alguna acción inesperada de gran magnitud, reportaron los activistas.”De la forma más enérgica y urgente exigimos a las autoridades del aparato de seguridad del Estado mexicano que realicen operativos para limpiar la ruta migrante de conocidos y solapados criminales. Hay sobradas denuncias, hay sobradas advertencias.”Los migrantes y sus defensores están en peligro real e inmediato y sufriendo las terribles consecuencias del desinterés oficial. No se puede esperar y se debe prevenir que se dé una masacre más para lograr que la autoridad reaccione, el Gobierno mexicano debe actuar de inmediato”, sostuvo el movimiento en un comunicado.En el texto se recordó que las muertes, secuestros, desapariciones forzadas y el tráfico de migrantes son posibles durante su travesía gracias a la complicidad de las pandillas, el grupo de Los Zetas, el Cártel de Sinaloa, La Familia Michoacana y bandas locales asociadas con policías y autoridades corruptas.Señalaron que la operación consiste en que los delincuentes viajan en los trenes o merodean los albergues de ayuda a indocumentados para engancharlos.”Tienen vínculos y complicidades en Estados Unidos y México, prestando servicios al Cártel de Sinaloa, La Familia Michoacana y Los Zetas en la protección de rutas de tráfico, traslados de armas, ajustes de cuentas y el asesinato de miembros de otros cárteles.”Por la ruta migrante, las comunidades y albergues son testigos y saben quiénes son y dónde están los delincuentes, pero la complicidad de las autoridades se descubre cuando a las denuncias no les dan trámite o peor aún, cuando se atreven, acusan a las propias víctimas del delito denunciado”, enfatizó el Movimiento.Uno de los inmuebles más afectados por la violencia fue el albergue San José de Huehuetoca, Estado de México, donde el año pasado se detectó la acción de un grupo de tratantes ligados a pandillas y delincuentes organizados.En el lugar irrumpieron hombres armados y los voluntarios fueron víctimas de agresiones directas, hechos que provocaron el cierre de las instalaciones.”Estas advertencias corresponden con denuncias que se han estado reiterando enérgicamente durante la última mitad del año pasado, en el sentido de que se observa un incremento desmesurado de la violencia y en las agresiones a defensores sin que la autoridad haya dado señales de actuar”, reprocharon.Apenas en diciembre, al anunciar una inversión de más de 3 millones de dólares para un programa de apoyo a 14 albergues que atienden a indocumentados, el Sistema de Naciones Unidas en México alertó sobre las agresiones a poblaciones extranjeras ilegales.Thomas Lothar Weiss, director y jefe de misión de la Organización Internacional para las Migraciones, indicó que en los territorios fronterizos de México se registran flujos migratorios muy complejos, donde las poblaciones son altamente vulnerables y a lo largo de los años muchos migrantes han sido víctimas de violencia, robo, violación, secuestro y asesinato.