Detienen la fiesta…

Suelen guardar la compostura ante cualquier situación, pero cuando escuchan decir que hay gente que piensa que México tiene asegurado un lugar asegurado en el Mundial de Brasil, los jugadores de la selección de Estados Unidos no guardan silencio.

“Es temerario decir eso”, dijo Omar González.

“Ya les hemos ganado”, recordó Brad Davis.

“Todos estamos al mismo nivel”, manifestó Eddie Johnson.

“Me parece prematuro pensar que México ya tiene un lugar en el Mundial”, dijo González al término de la práctica de ayer de Estados Unidos en el Home Depot Center.

“Es temerario pensar que un equipo ya está calificado cuando todavía no se juega ningún partido de la eliminatoria”, apuntó el defensa central que juega para el Galaxy de Los Ángeles.

“Hay mucho futbol por delante y en lo personal no me importa mucho si quedamos en el primer, segundo o tercer lugar del Hexagonal, lo que queremos es calificar al Mundial”, señaló.

Cuando se le hizo saber a Brad Davis que un sector de la prensa y la afición piensa que la eliminatoria mundialista será solamente un trámite para el equipo mexicano, el mediocampista del Dynamo de Houston sacó a relucir el sarcasmo que suele acompañar sus declaraciones.

“Déjame ver, el año pasado Estados Unidos fue a México, fue al Estadio Azteca y creo que ganamos, ¿no es así?”, comentó el jugador con una sonrisa en el rostro, los hombros encogidos y extendiendo los brazos al aire.

¿Tiene México un nivel superior al de Estados Unidos o cualquier otra selección de la Concacaf?

“Eso es pura especulación, nosotros no nos preocupamos de esas cosas, nuestro trabajo es jugar los partidos y obtener resultados, la gente puede especular y decir todo lo que quiera, pero habrá que esperar a que terminen las eliminatorias”, apuntó.

Eddie Johnson, un veterano de la escuadra estadounidense que jugó el Mundial de 2006, se refugió en la diplomacia para responder a aquellas voces que ya ponen a México en Brasil 2014.

“Creo que será una eliminatoria complicada para los seis equipos, será difícil para nosotros, para México, para Honduras, para todos”, dijo el delantero que juega para el Sounders de Seattle.

“Los seis equipos que participamos en esta última fase tenemos algo en común: somos tenaces a la hora de buscar los mejores resultados”, apuntó.

Johnson afirmó que la actual generación de jugadores que integran a la selección de Estados Unidos es mejor que la que participó en el Mundial de Alemania 2006.

“El crecimiento y avance de nuestra liga ha hecho que salgan mejores jugadores en Estados Unidos, y si a esto le sumamos que varios de los nuestros están en el futbol de Europa y otros países, tienes como resultado un grupo mucho mejor formado y con más experiencia para afrontar compromisos tan importantes como una eliminatoria o una Copa del Mundo”, explicó.

Johnson dijo que jugar en México, ante un Estadio Azteca lleno a su máxima capacidad, ya no debe ser un obstáculo insalvable para Estados Unidos.

“Muchos de nuestros seleccionados juegan en equipos muy importantes del mundo, juegan ante multitudes que ejercen una gran presión y esa experiencia los hace ser jugadores acostumbrados al tipo de ambiente que encontraremos, no solamente en México, sino también en los otros estadios que visitemos en la eliminatoria”, finalizó.