Una jornada memorable

La reelección de Obama es la concreción de ese sueño expresado hace 50 años
Una jornada memorable

La ceremonia de inauguración del segundo período presidencial de Barack Obama de hoy es un acontecimiento repleto de momentos que reflejan la rica diversidad de Estados Unidos.

La Constitución exige que cada presidencia comience el 20 de enero. Por eso ayer Obama hizo el juramento de rigor que inició oficialmente su segundo término. En los casos en que esta fecha cae un domingo, como en esta ocasión, es costumbre que las ceremonias y celebraciones pasen para el lunes siguiente.

Esto hizo que este año la inauguración sea el mismo día en que se celebra el natalicio del líder del movimiento de los derechos civiles, Martin Luther King, Jr. Esta es una coincidencia memorable. Sin lugar a duda se ha de sentir la presencia de King, y el legado de su lucha por la igualdad racial, cuando el mandatario jure ceremonialmente el inicio de su segundo período.

El histórico triunfo de un presidente afroamericano hace cuatro años no fue ni un accidente, ni un acto desesperado en medio de la Gran Recesión, como tampoco una moda pasajera. La reelección de Obama es la concreción de ese sueño en que las ideas son más importantes que el color de la piel, del cual King se refirió hace 50 años desde las gradas del Monumento a Lincoln .

La ceremonia también tendrá un significado especial para los latinos. La jueza de la Suprema Corte de Justicia, Sonia Sotomayor toma el juramento al vicepresidente Joe Biden; mientras que el poeta Richard Blanco será el encargado de enmarcar la ocasión.

El pasado triunfo electoral de Obama fue el resultado de la alta participación de los afroamericanos, los jóvenes, las mujeres y los latinos, entre otros. Este es un día de celebración especial para ellos. Creemos que las inauguraciones presidenciales son una celebración nacional de la democracia.