Obama asume la presidencia

Rinde juramento para un segundo término en una ceremonia privada
Obama asume la presidencia
En una ceremonia privada, el presidente Barack Obama (izq.) juró oficialmente el cargo para un segundo mandato ante el presidente del Tribunal Supremo de EEUU, John Roberts (der.) La primera dama Michelle Obama sostiene la biblia, acompañada por sus hijas Malia y Sasha.
Foto: EFE

WASHINGTON D. C. —El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, asumió oficialmente el cargo para un segundo mandato que concluirá en enero de 2017 acompañado de su mujer y sus hijas en una breve ceremonia en la Casa Blanca, previa a la investidura pública y multitudinaria de este lunes.

Obama, de 51 años, usó para el juramento ante el magistrado John Roberts, presidente del Tribunal Supremo de EE.UU., una Biblia propiedad de la familia de su mujer, Michelle, en un acto formal que fue televisado.

Tras el juramento, que duró apenas un minuto y en el que se comprometió a “defender la Constitución de EE.UU”, el presidente besó a su esposa y a sus hijas, Malia y Sasha.

“Buen trabajo, papá”, susurró Sasha, a lo que el mandatario respondió sonriendo: “Lo conseguí”.

La Biblia usada ayer para jurar el cargo procede de Chicago y fue un regalo del padre de Michelle, Fraser Robinson III, a su madre, LaVaughn Delores Robinson, en 1958, según el Comité para la Investidura Presidencial (PIC).

LaVaughn Delores Robinson, la difunta abuela de Michelle, fue la primera persona afroamericana en dirigir la librería del Instituto Moody Bible de Chicago, ciudad donde nació en 1915. La ceremonia se realizó en el Salón Azul, usado normalmente para recepciones.

El último presidente en jurar su cargo dos veces, una de ellas un domingo en la Casa Blanca y la otra en la ceremonia pública un día después, fue Ronald Reagan en 1985 al iniciar su segundo mandato.

El vicepresidente Joe Biden también juró ayer el cargo a primera hora de la mañana ante la hispana Sonia Sotomayor, magistrada del Tribunal Supremo, en una ceremonia con su familia y una veintena de invitados en el Observatorio Naval, en el noroeste de Washington.

De acuerdo con la Constitución, el segundo mandato de Obama comienza automáticamente al mediodía del 20 de enero, pero las celebraciones y la ceremonia pública de juramento frente al Capitolio se han trasladado al 21 enero, lunes.

Frente al Capitolio Obama volverá a jurar el cargo, esta vez con dos ejemplares de la Biblia, uno usado hace 150 años por Abraham Lincoln y otro que fue propiedad del activista afroamericano Martin Luther King Jr.

Al igual que hace cuatro años y que ayer, Obama será investido este lunes ante Roberts, quien en la ceremonia de 2009 invirtió algunas palabras del texto protocolario.

Se espera que asistan unas 800,000 personas, un récord para una segunda investidura pero lejos de los casi dos millones que el 20 de enero de 2009 se congregaron en Washington para ser testigos del juramento histórico de Obama como el primer presidente negro del país.

Obama entrará este lunes en el selecto y reducido club de presidentes de EE.UU. que han pronunciado más de un discurso de investidura (16 de sus predecesores lo hicieron).

Horas después de haber jurado para su segundo término, Obama a los donantes el haber estado detrás de su campaña, resaltando que los eventos que continúan hoy “son una celebración para toda la nación”.

“Sientánse libres de quedarse hasta que quieran, mañana no hay clases”, bromeó Obama en una reunión de donantes a la que llamaron “vigilia de celebración” en el National Building Museaum, en Washington.

“Lo que estamos celebrando no es la elección o juramentación de un presidente. Estamos celebrándonos unos a otros y celebrando a esta increíble nación que llamamos casa”, dijo Obama.

En el discurso de hoy lunes Obama dará una visión general de lo que será su segundo mandato y de los “valores” subyacentes en su agenda de prioridades, según dijo ayer David Plouffe, un alto asesor del presidente.

Los detalles de sus propuestas para los próximos cuatro años, que incluyen seguir impulsando la recuperación económica, culminar la retirada de Afganistán en 2014, lograr un mayor control de las armas y una reforma migratoria, los explicará en el discurso anual del Estado de la Unión, previsto para el 12 de febrero.