El nuevo voto salvadoreño

El voto en el exterior reconoce el importante aporte de los emigrados

Guía de Regalos

El nuevo voto salvadoreño

El voto en el extranjero para los salvadoreños ya es una realidad. El proyecto del presidente Mauricio Funes fue aprobado por unanimidad en el legislativo dando así participación política a una comunidad que hace un importante aporte a su país desde el exterior.

La cantidad de personas que podrán participar en la elección del 2014 dependerá de si tienen el Documento Único de Identidad (DUI) actualizado con la dirección en el país de residencia, sino han adoptado una nacionalidad que excluya a la salvadoreña y cumplir con los plazos establecidos.

Esto pone presión sobre los consulados salvadoreños en Estados Unidos al igual que a muchos salvadoreños que, viviendo en regiones alejadas de las sedes consulares, querrán participar en la elección del próximo presidente.

Se estima que en Estados Unidos hay cerca de 2.5 millones de salvadoreños, pero solo alrededor de 150 mil están listos con el DUI para votar.

En este aspecto, la participación electoral desde Estados Unidas estará ligada a los esfuerzos adicionales que hagan las misiones diplomáticas para atender una demanda extraordinaria de servicios, tan solo por ser la primera vez que se permite este voto. La misma importancia tiene el que se apruebe en el legislativo salvadoreño los fondos suplementarios para cubrir los gastos del trámite.

Es fundamental que este proceso de incorporar los emigrados al electorado tenga buenos resultados. Todavía queda el sabor amargo de la frustración dentro de la comunidad mexicana por la manera en que el Gobierno manejó el voto en el exterior.

Se estima que la comunidad salvadoreña en el exterior envió 3,648 millones de dólares en 2011, siendo esta una de las principales fuentes de ingresos para El Salvador. Por eso, la posibilidad de votar desde el extranjero es el reconocimiento de la contribución a los emigrantes que nunca olvidaron su Patria, a pesar de salir a buscar un futuro en otros horizontes.

Ahora hay que implementar el proceso para que sea lo más inclusivo posible.