Hispano llevaba indocumentados a Nuevo México por licencias

Un hispano se declaró culpable de formar parte de un grupo criminal organizado que transportó más de 100 inmigrantes indocumentados a Nuevo México para obtener de forma fraudulenta licencias de conducir.

Guía de Regalos

Hispano llevaba indocumentados a Nuevo México por licencias
Hispano que llevaba indocumentados a Nuevo México por licencias, se declara culpable, así lo informó la gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez.
Foto: AP

Tucson (Arizona).- Ivon Baray Luna, de 31 años y originario de Albuquerque (Nuevo México), enfrenta una sentencia máxima de hasta 15 años de prisión por conspirar para proporcionar documentos falsos y transportar inmigrantes indocumentados, informó hoy la oficina de la gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez, en un comunicado de prensa.

El detenido formaba parte de una banda de 30 personas que transportaba hasta Nuevo México a indocumentados desde Carolina del sur, Carolina del Norte, Virginia, Tennessee y Georgia, entre otros estados, para obtener de forma fraudulenta licencias de conducir, de acuerdo a una investigación del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés).

En junio de 2012, agentes federales y estatales en Washington D.C, Albuquerque, Knoxville y Nashville (Tennessee) arrestaron a 23 personas en una operación contra esta banda.

La organización estaba basada en Carolina del Sur y se estima que transportó a al menos 100 indocumentados desde el suroeste del país hasta Nuevo México.

Tras conocer esta operación, el Departamento de Motores y Vehículos (DMV) de Nuevo México canceló todas las licencias de conducir emitidas durante este fraude.

La gobernadora de Nuevo México se comprometió a terminar con una ley estatal aprobada en 2003 que permite la emisión de licencias de conducir a inmigrantes indocumentados que viven en el estado.

Martínez, la primera mujer hispana en ser gobernadora de Nuevo México, trató infructuosamente de poner fin a esta ley estatal en el pasado, argumentando que esta práctica ha convertido al estado en un imán para inmigrantes indocumentados que llegan de otros lugares para obtener la licencia de conducir.