LAUSD en entredicho ante abuso sexual en escuela (fotos)

John Deasy dijo que notificó dentro del límite de 72 horas a los padres de las supuestas víctimas de abuso sexual por parte del maestro Robert Pimentel, de la escuela George de la Torre en Wilmington

Guía de Regalos

LAUSD en entredicho ante abuso sexual en escuela (fotos)
Familiares de alumnos de la escuela George De La Torre Jr. expresaron su enojo por el nuevo caso de abuso sexual.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

A un día de que se diera a conocer públicamente el caso de supuesto abuso sexual de 20 estudiantes de la primaria George de la Torre en Wilmington, cuatro de las supuestas víctimas del maestro Robert Pimentel ya han buscado un acercamiento con el abogado Luis Carrillo para que los represente en una posible demanda en contra del LAUSD.

Carrillo reconoció que no solo se encuentra en contacto con las familias de cuatro de los estudiantes afectados, sino que firmemente sugirió la renuncia del superintendente del distrito escolar de Los Ángeles John Deasy.

“Este nuevo caso de Wilmington es una prueba contundente que el distrito escolar nunca protege a los niños de abuso sexual”, compartió el abogado con La Opinión.

“Es tiempo que renuncie el superintendente Deasy a su puesto, debido a que él ignora recomendaciones para mejorar los protocolos para proteger a los niños”, aseguró Carrillo en relación a la carta que le envió al superintendente en septiembre del año pasado. En ella daba 12 recomendaciones de cómo prevenir y actuar en caso de sospecha de abuso sexual a un estudiante.

Dichas recomendaciones fueron hechas luego del proceso de investigación en los casos de las 24 víctimas de abuso sexual en la primaria Miramonte, que Carrillo representa. Las recomendaciones sugerían la creación de una unidad independiente que monitorear las pólizas de seguridad en el distrito.

Algo con lo que algunos padres de estudiantes de la primaria George de la Torre, como Iris Rodríguez, estuvo de acuerdo. “No están al pendiente de los maestros, pero no tienen reglas para monitorearlos. El distrito no realiza una supervisión adecuada”, opinó la madre de tres estudiantes en esta escuela de más de 750 estudiantes, casi 97 por ciento de ellos latinos.

Ayer, a la salida de clases algunos padres manifestaron su sorpresa por el arresto de Pimentel, de 57 años, a quien el jueves se le presentaron 15 cargos por actos lascivos y se le dictó una fianza de $12 millones, algunos padres se manifestaron sorprendidos por el arresto del maestro.

“¡Se me hizo increíble!, él era muy bueno maestro y tenía excelente comunicación con nosotros y con los niños”, expresó Margarita Pineda, madre de un estudiante de Pimentel por tres años. “No puedo decir que es mentira, pero me es muy difícil de creer de lo que lo acusan”, afirmó.

Por su parte el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), emitió una declaración oficial en la que informó que recibió notificación del comportamiento inapropiado del maestro desde marzo del año pasado, y que en aquel momento informó a la Comisión de Credencialización de California. Además cumplió con el protocolo de informar a los padres dentro de 72 horas.

Sin embargo, el superintendente Deasy admitió a la publicación Los Ángeles Daily News que el distrito no tuvo tiempo de despedir a Pimentel , ni a la entonces directora del plantel Irene Hinojosa, porque ambos se retiraron antes de solicitar su despido. Por lo que este aseguró el maestro, ahora jubilado, si está recibiendo pensión.

Pero el sindicato de maestros de Los Ángeles (UTLA) declaró en un comunicado que “el individuo renunció a su puesto, por lo que ya no es un miembro de UTLA y por lo tanto el sindicato no estará involucrado en su defensa”.

“Como maestros es nuestra obligación defender la confianza que los padres y los estudiantes tienen en nosotros”, manifestó UTLA.

Pero Fernando Rodríguez, padre de una estudiante de primer grado en esta escuela en Wilmington esa confianza ya no existe. “Esta claro que no hay seguridad. No tenemos confianza ya ni en la escuela en el distrito”, sostuvo.