Leerán derechos en todo México

País ha enfrentado críticas sobre cómo aprehender a los sospechosos

Guía de Regalos

MEXICO, D. F.— En México, una persona llega a saber que la policía lee los derechos que un detenido tiene… pero sólo cuando mira una película hollywoodense.

Ahora, el Gobierno federal busca llevar lo que es ficción para muchos a la realidad de México, un país que en los últimos años ha enfrentado críticas sobre los procedimientos para aprehender a sospechosos.

La Secretaría de Gobernación anunció ayer viernes que como parte de nuevas acciones para garantizar que las autoridades procedan conforme a las leyes, se instruyó a la Policía Federal a distribuir entre sus agentes una cartilla que deberán leer a los detenidos sobre sus derechos y los motivos de su aprehensión.

La cartilla contiene nueve apartados que deberán ser leídos, entre ellos que el detenido es considerado inocente, hasta que se le demuestre lo contrario; que tiene derecho a declarar o guardar silencio; a un defensor, a un traductor o intérprete, y a ser entregado sin demora ante la autoridad competente y en caso de ser extranjero a notificar al consulado de su país.

“Los legítimos anhelos de justicia de los mexicanos no deben truncarse por errores o violaciones al debido proceso que las autoridades deben observar en el desempeño de sus obligaciones”, dijo en un mensaje a la prensa el subsecretario de Normatividad de Medios de Gobernación, Eduardo Sánchez.

El anuncio ocurre dos días después de que la Suprema Corte revocara una sentencia por secuestro contra la francesa Florence Cassez y ordenara su libertad inmediata, tras encontrar violaciones a sus derechos, entre ellos no haber sido puesta a disposición inmediata de la autoridad ni haber notificado con prontitud al consulado de su país.

Cassez fue detenida en diciembre de 2005 por agentes federales junto con un mexicano acusado de encabezar una banda de secuestradores, mientras la televisión mexicana cubría lo que decían era una operación en vivo.

El caso comenzó a desatar polémica tanto en México como en Francia luego de que la policía mexicana reconoció que habían reconstruido la captura de la francesa para los medios de comunicación, un día después de que fue aprehendida.

Aunque el funcionario no lo mencionó, para algunos la medida anunciada el viernes es consecuencia del resultado del caso de la francesa.

Miguel Sarre, profesor y experto en derecho del Instituto Tecnológico Autónomo de México, dijo a The Associated Press que el Gobierno reconoce con esta medida “que hay un problema, que hay necesidad de cuidar esos momentos de la detención”.