Padres protestan por abuso sexual en escuela de LA

Robert Pimentel, maestro de la escuela George de la Torre Jr., en Los Ángeles, ya había sido denunciado por supuesto abuso sexual en contra de 20 estudiantes

Guía de Regalos

Padres protestan por abuso sexual en escuela de LA
Padres de familia de la escuela George De La Torre Jr. se reúnen frente a las oficinas escolares para saber detalles de los cargos de supuesto abuso sexual en contra del profesor Robert Pimentel.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

“Ya ni en la escuela están seguros los niños”. “Es inaceptable este tipo de hechos”. “No sabemos qué es lo que está pasando”. “Es increíble que se repita esto”. “No es suficiente lo que están haciendo las autoridades escolares”.

Esas eran algunas de las expresiones que padres de familia hacían ayer al iniciar las clases en la escuela primaria George de la Torre Jr., en Wilmington, al enterarse de que uno de los maestros había sido arrestado un día antes por supuesto abuso sexual en contra de 20 estudiantes.

Robert Pimentel, de 57 años de edad, fue detenido el miércoles y presentado ayer ante un juez bajo 15 cargos de abuso sexual y actos lascivos. Era residente de Newport Beach y ahora está en una cárcel del condado con una fianza de $12 millones de dólares.

Pimentel trabajaba para el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) desde 1974, pero en marzo de 2012 fue retirado de sus funciones al iniciarse una investigación luego de que varias estudiantes reportaron que el profesor las tocaba de manera inapropiada.

Los casos en contra de niños por los que se le fincaron cargos a Pimentel ocurrieron de septiembre de 2011 a marzo de 2012.

Pimentel era maestro de cuarto grado en la escuela George de la Torre Jr. de Wilmington, aunque también impartió clases en la primaria Domínguez, en Carson.

“Era el maestro de mi hijo”, comentó ayer Gaspar Pérez al salir de una reunión de padres de familia de la escuela de Wilmington, a la que convocó el Distrito Escolar para informar de lo sucedido.

Molesto por la noticia, el señor Pérez dijo que en la reunión las autoridades de la escuela aseguraron que estarían realizando una mayor vigilancia del comportamiento de los maestros.

“Es increíble que se repita esto, porque no ha sido sólo una vez, y con tantos niños”, mencionó. “Mi hijo nunca me comentó nada, al parecer eran puras niñas a las que tocaba, pero los niños parecían que estaban amenazados por el maestro y no decían nada, ni la directora decía nada, muchos se quejaban y no hacían nada, por eso mismo destituyeron a esa directora, era una señora muy buena, pero ese fue su error, de dejarse influenciar por el maestro y no decir nada, no sé que relación había entre ellos”.

Se refería a Irene Hinojosa, exdirectora de la primaria George de la Torre Jr., quien fue retirada de su cargo junto con Pimentel en marzo del año pasado, cuando apenas habían transcurrido dos meses del escándalo en la primaria Miramonte, donde los maestros Mark Berndt y Martin Springer fueron arrestados por actos lascivos.

Hinojosa fue directora también del plantel de la primaria Domínguez en Carson, donde de acuerdo con el superintendente John Deasy, Pimentel ya tenía antecedentes de conducta inapropiada al tocar a los estudiantes.

La exdirectora fue retirada de la escuela por no haber actuado ante las denuncias presentadas en 2002 y 2008. Hinojosa y Pimentel renunciaron al LAUSD el mismo día, tras ser removidos de sus cargos en marzo del año pasado, informó Deasy.

“Era muy amigable con los estudiantes, se la pasaba abrazándolos”, comentó María Lemus, otra madre de familia que acudió a la reunión de ayer.

José Sánchez, quien tiene un hijo en la escuela George de la Torre Jr., dijo que la directora Gina Ellis les prometió que estarían más vigilantes en las aulas y reforzando los métodos de supervisión de las conductas de los maestros.

“Yo conozco a una de las víctimas, una niña que solía ir a mi casa a jugar con mis sobrinas, es algo muy desagradable, me enteré del nombre de la persona y estuve averiguando en Internet, hasta ahora que supe que lo arrestaron. Es inaceptable ese tipo de hechos”, mencionó.

El LAUSD informó que en marzo fueron informados por el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) que estaban investigando al profesor Pimentel por lo que fue retirado de manera inmediata de su cargo. En ese entonces se mandó una notificación a los padres de tal remosión.

“Yo me enteré de cuando lo sacaron de la escuela, pero no creía que fuera verdad, porque a veces inventan muchas cosas, pero ayer que vi las noticias pues me preocupé más, porque no sabemos qué está pasando”, dijo Griselda Guevara, quien tiene un hijo en el plantel.

Martha Escutia, exsenadora estatal y abogada que representa a más de 30 niños de la primaria Miramonte, dijo que el LAUSD debe actuar con más transparencia.

“Creo que hay más de lo que se admite, es una de mis grandes preocupaciones, porque en el caso Miramonte aún no se sabe qué pasó, hay ciertos documentos que no se han hechos públicos, parece ser similar a la situación de la Iglesia Católica, que hasta ahora se está sabiendo lo que pasó hace muchos años”, mencionó Escutia.

Para Óscar Esquivel, quien tiene un hijo en la primaria de Wilmington, no es suficiente lo que ha hecho el LAUSD para prevenir los abusos sexuales por parte de maestros.

“Pero parece que no tenemos opción, tenemos que confiar en ellos, hay que ver por qué pasó esto y de quién es la culpa de que haya pasado”, dijo.