Evaluación docente, tema complicado

Necesidades de estudiantes no son siempre prioridad al examinar a los maestros
Evaluación docente, tema complicado
Julio Murcia (d) dirige la escuela chárter Animo Leadership High School en Lennox.
Foto: La Opinion) Aurelia Ventura

Segunda de dos partes

En el tema de la evaluación de docentes, los estudiantes saben mejor que nadie lo que implica ser un buen maestro y como eso los beneficia a ellos.

“Un buen maestro tiene que ser dedicado y conocer las necesidades de sus estudiantes”, dijo Kimberly Flores, una estudiante del grado 11 en la escuela chárter Accelerated School, en el Sur de Los Ángeles.

Ella destaco las cualidades que ve en el Sr. Lee, su maestro de español. “Siempre está disponible antes y después de clase. Tiene altas expectativas de nosotros y nos presiona a dar lo mejor “, aseguro la estudiante.

Siendo un estudiante exitoso en el grado 11, Luis Morán cree que un maestro que controla la disciplina de sus alumnos y está consciente del ambiente en el que estos se desenvuelven, es un maestro eficaz.

“Los maestros necesitan considerar que algunos estudiantes necesitan más motivación que otros para aprender, porque vienen de un ambiente pobre rodeado de pandillas y drogas. Tienen que estar dispuestos a dar tiempo extra”, opinó.

“La evaluación es algo complicado, porque es algo muy personal”, expreso Francisco Nieto, cuyos estudiantes, en Oakland, son mayoritariamente latinos y aprendices de inglés.

“Mis estudiantes tienen otras necesidades. Les enseño lo que más les puede beneficiar, así que no debería ser evaluado con la misma fórmula que el resto”, dijo el maestro de la escuela chárter Ascend.

La actual evaluación claramente no cumple con el propósito ni de intensificar la efectividad del maestro, ni mucho menos de cerrar la brecha de aprendizaje entre estudiantes de minorías, porque no cumple de ningún modo con la tarea de poner a los maestros más preparados con los estudiantes que más los necesitan.

Esto en gran parte por la política estatal de antigüedad conocida como Last In First Out (LIFO), en la que el maestro nuevo puede ser despedido sobre un maestro veterano, sin importar su eficacia, cuando hay despidos masivos. Algo que viene ocurriendo cada año en los últimos cinco.

Un claro ejemplo de ello es lo experimentado por el maestro de 27 años Jonathan Moss, quien ha trabajado por los últimos tres años en el Distrito Escolar Unificado de Compton (CUSD). A pesar de haber sido distinguido como el maestro con los mejores resultados de su grado en todo el distrito y de haber sido considerado como maestro modelo, ha recibido notificación de despido cada año que ha trabajado como maestro.

“No es justo que no se considere que he hecho un buen trabajo, solo porque soy nuevo soy el primero en perder mi trabajo cada año,” dijo Moss, quien ahora solo puede trabajar como maestro substituto en la secundaria Enterprise en ese mismo distrito.

Como en Compton, esta política afecta más profundamente a estudiantes de comunidades marginadas en California. De acuerdo con el reporte Victims of the Churn de The Education Trust West, los estudiantes que viven en áreas de bajos recursos son 65 por ciento más propensos a que sus maestros sean despedidos cuando ocurren recortes, ya que es en estas áreas donde trabajan mayor número de maestros nuevos o con menos anos en la profesión.

Se estima que estos estudiantes experimentan en sus escuelas un despido de sus maestros de hasta 30 por ciento. En el año 2010 el Departamento de Educación de California reportó que en los pasados tres años más de 20,000 maestros recibieron notificación de despido anualmente.

El estudio The New Teacher Project, basado en datos del 2011, afirma que la regla de los despidos basados en la antigüedad de los docentes ignora que los maestros novatos no son siempre los menos eficaces. De hecho según dicho reporte un 80 por ciento de los maestros eliminados de sus puestos tienen mejor desempeño que los que siguen enseñando en las aulas.

A pesar de eso, la política LIFO ha sido defendida por los sindicatos en California, considerados unos de los más poderosos del país, porque líderes sindicales cree que esto ofrece seguridad de empleo a sus miembros.

“Yo pago mi cuota del sindicato pero no me siento parte de él porque creo que la regla de antigüedad protege solo a los malos maestros”, expreso Moss, quien confesó que piensa en ocasiones dejar la profesión a causa de su frustración por los constantes despidos.

No se puede negar que tanto los sindicatos como la legislatura estatal han jugado un papel igual de importante en el fracaso del sistema educativo, principalmente por su apoyo a esta política y su fracaso en establecer un sistema de evaluación de docentes que cumpla un propósito.

“No nos oponemos a un nuevo sistema de evaluación, lo que tememos es que esto dé paso a que nos quiten nuestros derechos”, indico Juan Ramírez, vicepresidente del sindicato de maestros de Los Ángeles (UTLA), que representa a cerca de 30,000 maestros en Los Ángeles.

“El distrito ha buscado imponer un porcentaje en el peso que se les dé a los resultados de las pruebas estandarizada en las evaluaciones de hasta 30 por ciento. A eso si nos opusimos. En nuestro distrito la mayoría de los estudiantes no obtienen Buenos resultados en esas pruebas no porque no tengan capacidad sino porque la gran mayoría son aprendices de inglés”, justifico Ramírez.

De los 650,000 estudiantes que acuden a escuelas del LAUSD, 161,480 son clasificados como ELs. De acuerdo con los resultados de las pruebas estandarizadas (CST), el 50 por ciento de los estudiantes del distrito obtuvieron el nivel de competentes en Arte de la Lengua y solo 43 por ciento demostró ser competente en matemáticas.

Después de casi seis meses de negociaciones, el LAUSD y UTLA alcanzaron un acuerdo en el nuevo plan de evaluación, el cual fue ratificado este mes por más de dos tercios de los miembros del sindicato. Este, sin embargo, se materializó como consequencia de una demanda interpuesta en una corte superior en contra del distrito escolar de Los Ángeles. La demanda establecía que el LAUSD violaba la ley Stull Act, la cual exige que los resultados de las pruebas estandarizadas sean incluidos en las evaluaciones de docentes. Ahora gracias al acuerdo, el nuevo plan incluirá algunos resultados del CST y AGT, entre otros datos pero de forma colectiva y no individual.

Drew Furedi, director ejecutivo de administración de personal del LAUSD aseguró que mas allá de negociaciones y demandas, “los maestros en nuestro distrito quieren una evaluación que les ayude a crecer y desempeñarse mejor en su profesión”.

El problema, como este mismo admitió es que aun con una nueva evaluación, son seguridad mejor que la que existe actualmente, el distrito no está en posición de distribuir a los maestros más eficientes con los estudiantes con mayor necesidad de estos. “No tenemos la estructura, ni la legislación, ni el presupuesto para tomar acción sobre la distribución de maestros en nuestras escuelas”, dijo Furedi.

Por lo tanto, con todo y que California pudiera contar con una mejor evaluación de maestros, lo más probable es que los estudiantes en desventaja tanto académica como de recursos, permanezcan en la misma posición actual en la que tienen desproporcionadamente maestros ineficientes como lo subraya Greatness by Design del Departamento de Educación de California. Tristemente la nueva anhelada evaluación docente no cambiaria de manera significativa el panorama educativo para este tipo de estudiantes.

María García, madre de dos estudiantes de la escuela Harmony Elementary de Los Ángeles y miembro del comité de padres PTA, cree que la comunidad debería estar agradecida con los maestros y estar dispuesta a ayudarlos. Conociendo de cerca la labor de varios maestros, García opino que “la sociedad debería respetar mas su profesión. La evaluación del trabajo de los maestros debería ser tratada con el respeto que se merecen. Ellos hacen mucho más con nuestros hijos que solo enseñar una lección o aplicar una prueba”.

Este artículo fue creado como parte del New America Media’s 2012 Education Reporting Fellowship