Dan nuevo impulso a reforma migratoria

Diversas fórmulas para otorgar la ciudadanía a indocumentados están sobre la mesa
Dan nuevo impulso a reforma migratoria
Se espera que legisladores en el Congreso presenten principios bipartidistas durante esta semana para una reforma migratoria.
Foto: Archivo

WASHINGTON, D.C.- El próximo martes será un momento clave para la reforma migratoria. El Presidente Barack Obama dará el punto de arranque, a través de un discurso en Nevada, mientras se espera que legisladores en el Congreso presenten principios bipartidistas durante la semana.

A primera vista no existe una estrategia coordinada para los anuncios, pero sí un ánimo compartido de ser los protagonistas en una historia que, por ahora, promete avances concretos en inmigración.

A tan sólo ocho días de su inauguración, Obama hablará en La Vegas sobre la urgencia de concretar una reforma migratoria este año. “Mencionará los principios que podemos impulsar como nación para lograr una nueva ley”, explicó el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney. “Es lo correcto para la economía de nuestra nación”.

Desde noviembre, el Caucus Hispano había pedido una entrevista con el Presidente. Aunque el mandatario dejó claras sus intenciones de avanzar en esta área, no había mostrado señales de presión al Congreso.

Sin embargo, esta semana, la Casa Blanca abrió una ventana espontánea para la reunión, lo que obligó a que los legisladores hicieran cambios de última hora en sus itinerarios de viaje.

El encuentro incluyó a Xavier Becerra (D-CA), Luis Gutiérrez (D-IL), Robert Menéndez (D-NJ), Ben Lujan (D-NM) Michelle Lujan (D-NM), Linda Sánchez (D-CA) y Rubén Hinojosa (D-TX). Además, asistió la directora del Consejo de Política Doméstica del gobierno, Cecilia Muñoz.

Los congresistas salieron optimistas. “Me parece sobresaliente. Nos dijo que la inmigración iba a ser su prioridad más importante, que sentía una gran responsabilidad con la comunidad por su apoyo y quiere responder”, comentó Gutiérrez a La Opinión.

“En Washington las cosas no pasan sin una demanda continua de afuera. Él nos indicó que utilizará toda la fuerza de la presidencia para exigir que el Congreso actúe”, agregó.

“Comentó que se esforzaría para que la reforma fuera aprobada este año. ‘Mientras más pronto mejor'”, enfatizó Hinojosa a La Opinión. “Nos quedó claro que la Administración comparte nuestra visión respecto a lo que debe contener una legislación”.

En noviembre pasado, el Caucus Hispano delineó los principios básicos de un futuro proyecto de ley.

La declaración incluyó elementos como: el registro de los 11 millones de indocumentados con el gobierno, un chequeo de antecedentes, aprender inglés, pagar impuestos y acceso a la ciudadanía.

También se mencionó la protección de familias, manteniéndolas unidas, lo que incluye a parejas del mismo sexo; incluir los beneficios del proyecto de ley del sueño; atraer a mano de obra altamente calificada; proveer un sistema de verificación de empleo eficiente; balancear la demanda de trabajo para la industria agrícola y continuar un control razonable de la frontera.

Precisamente, el acceso a la ciudadanía es uno de los temas más controversiales en las negociaciones del “Grupo de los seis”; senadores demócratas y republicanos que buscan un acuerdo para un proyecto de ley migratorio integral. Entre ellos Marco Rubio (R-FL), Lindsey Graham (R-SC), John McCain (R-AZ), Robert Menéndez (D-NJ), Charles Schumer (D-NY) y Richard Durbin (D-IL).

De acuerdo a fuentes cercanas al grupo, la próxima semana se podrían presentar los principios negociados, luego de al menos tres reuniones privadas. “Hay consenso frente a temas como más seguridad en la frontera, mejorar la estructura de visas para prevenir que la gente se quede indefinidamente, un sistema obligatorio de verificación de empleo y un programa de trabajadores agrícolas”, aseguró. Todos, puntos incluidos en los principios.

Sin embargo, las condiciones para otorgar la ciudadanía y los estándares para medir la seguridad fronteriza generan desacuerdos. Durante las últimas semanas, Rubio ha liderado el debate en torno a este tema, a través de diferentes medios de comunicación y en encuentros con líderes republicanos.

El senador ha enfatizado que los indocumentados no deben tener una ventaja por sobre las personas que ya están en el sistema legal. Además, ha impulsado la idea de condicionar la obtención de la residencia permanente hasta que se certifique que la frontera está segura, es decir, que se cumplan ciertos estándares primero.

Rubio ha logrado recabar el apoyo de ciertos líderes conservadores claves, que pueden fortalecer su poder de negociación en el Senado, pero, no hay dudas de que el debate será largo e intenso.

“No seré parte de cualquier medida migratoria, donde se deje a un pueblo como una segunda clase”, dijo Becerra, al ser consultado por diversas fórmulas en que se pudiera condicionar la ciudadanía.

El Senado sostendrá audiencias sobre una reforma migratoria en febrero y se espera que para la primavera, el Congreso cuente con un proyecto de ley integral.