Dolor ante la injusticia

Agentes del Sheriff mataron a un padre por la espalda; no estaba armado, los familiares de José de la Trinidad sufren ante la injusta muerte y esperan resultados de la investigación

Guía de Regalos

Dolor ante la injusticia
Rosie de la Trinidad, con su hija Adriana, (3), en brazos prende una vela frente a la foto de su esposo José de la Trinidad, quien recibió cinco tiros por la espalda por agentes del Sheriff, en Compton.
Foto: La Opinión - Ciro César

Han pasado más de dos meses desde que José de la Trinidad, padre de dos pequeñas y empleado de la empresa Costco, murió al recibir varios impactos de bala a manos de agentes del Sheriff, quienes aseguraron sentirse amenazados porque él cargaba un arma.

Sin embargo, el reporte forense confirma lo que los testigos dijeron: De la Trinidad no tenía arma y que los tiros que lo mataron fueron hechos por la espalda.

El vehículo en el viajaba como pasajero fue detenido durante una parada rutinaria de tráfico por agentes del Sheriff, asignados a Compton, el pasado 10 de noviembre.

“Estoy devastada, nada hará que mi esposo regrese a la casa, ¿cómo le explico a mis hijas que su padre se encontraba en el lugar equivocado? Nosotros ni si quiera vivimos en esa área (Compton). Estábamos ahí porque veníamos de una quinceañera. Cuando salimos de la fiesta nos dividimos, él se fue con sus sobrinos en el vehículo de ellos y yo me traje a nuestras hijas y a otros familiares. Jamás me imaginé que esa sería la última vez que lo veríamos”, dijo Rosie de la Trinidad, viuda de José.

Rosie trata de ser fuerte para que sus hijas sientan apoyo en ella, pero reconoce que su esposo era quien estaba pendiente de las niñas.

“Ellas (hijas) lo necesitan más a él de lo que me necesitan a mí… mi hija pequeña se levanta por las noches llorando porque quiere a su papá”, dice Rosi, para luego hacer una breve pausa y continuar sin poder detener las lágrimas, “ya no es lo mismo sin él. Nosotros le enseñamos a nuestros hijos a que confíen en la policía”.

Según el informe policial obtenido y revelado por el periódico Los Angeles Times, José recibió cinco impactos de bala en la espalda, cuatro de esos fueron fatales. También recibió disparos en el antebrazo derecho y la parte derecha de la cadera. Todos esos tiros, de acuerdo al reporte del forense, fueron disparados cuando José se encontraba de espalda.

Algunos testigos entrevistados por ese diario aseguraron que José no tenía armas y que hizo todo lo que los agentes del Sheriff le ordenaron.

“Los testigos aseguraron que mi esposo tenía las manos sobre la cabeza cuando le dispararon”, agregó la viuda.

Jubille Shine, representante de la organización Los Angeles Coalition for Community Control Over the Police, dijo que el reporte forense sólo confirma lo que los testigos subrayaron desde un principio, que este es un caso de brutalidad policial.

“Toda la comunidad está indignada por lo sucedido. Este es una ataque no sólo en contra de De la Trinidad y su familia, sino en contra de toda la comunidad… al Departamento del Sheriff no le interesa proteger a la comunidad, sino que está más preocupado en proteger a los policías que atacan a las personas indefensas”, dijo Shine.

En este caso, añadió Shine, los agentes le dispararon a un hombre trabajador y de familia que jamás tuvo récord criminal o ningún tipo de encuentro con la justicia.

“Así como fue José, pudo haber sido cualquiera de nosotros. Cualquiera. A él lo mataron y los agentes continúan en su trabajo”, dijo Shine, quien cree que el perfil racial jugó un papel importante en esta muerte.

Por su parte, Steve Witmore, portavoz del Sheriff Lee Baca, dijo que el caso está siendo investigado por múltiples agencias, que incluyen la oficina de asuntos internos del condado y Oficina de Revisión Independiente del Departamento del Sheriff, a cargo de abogados defensores de derechos civiles.

“Los agentes estaban convencidos que ellos estaban en peligro y ejercitaron su último recurso, el cual es utilizar fuerza mortal”, dijo Witmore. “Todos queremos que las investigaciones concluyan lo más pronto posible y si hay culpables se tomaran las medidas que la ley disponga”.