Más de un año sin hijo en casa

Patricia Sánchez dice que su error fue no entender instrucciones en inglés

Guía de Regalos

Más de un año sin hijo en casa
Patricia Sánchez muestra fotos de sus hijos, uno de los cuales lleva un año viviendo en un centro de atención para ciegos.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Cuando Isaac tenía un año y medio de vida, el doctor le dijo a su madre Patricia Sánchez que él no podía digerir proteínas y le dio un papel con instrucciones médicas en inglés. Ella asegura que pidió que le explicaran en español cómo podía ayudar a su hijo, pero que le dijeron que no se preocupara. Todo estaba bien.

Por muchos años Isaac sólo comió arroz y bebió agua; ocasionalmente su madre le daba Pediasure cuando su doctor se lo recetaba.

“No comía nada. Todo le daba asco. No le gusta ni el olor de la comida. Los doctores que lo veían en UCLA no me decían nada. Estuvo un tiempo con un sicólogo y tampoco me dijeron nada. Era como si todo estaba normal”, dijo Sánchez.

Isaac ahora tiene 16 años de edad, padece de huesos frágiles, tiene problemas con el páncreas y en marzo del 2011 le detectaron diabetes.

En septiembre del 2011 Sánchez acudió al Departamento de Servicios Infantiles y Familiares (DCFS) del Condado para pedirles que lo cuidaran mientras ella viajaba a Oaxaca, México, a atender a su madre que agonizaba.

“Él necesita atención constante, por eso le pedí a DCFS si podían hacerse cargo de mi niño mientras yo iba a atender a mi madre que se estaba muriendo. Al final no viajé porque mi madre se murió antes de que yo pudiera llegar [pero] DCFS me quitó a mi hijo acusándome de negligencia médica”, dijo Sánchez. Con la voz quebrada agregó: “Yo soy su madre. Yo me dedico a él, ellos no tienen derecho a quitármelo”.

Desde que fue removido de su casa el 27 de septiembre del 2011, a Isaac lo diagnosticaron también con autismo y actualmente vive en un centro de atención para ciegos, a pesar que él no lo es.

Sánchez asegura que en ese centro su hijo se ha caído, resultando en heridas y golpes, otros pacientes internados le han pegado y un joven lo amenaza constantemente.

Mientras, Sánchez ha acudido a corte cada vez que el juez se lo pide y ha tomado clases sobre cómo ser mejor madre.

“Estoy cumpliendo con todos los requisitos que me dicen en la corte. Cuando trato de hablar con la defensora pública que me representa, ella me dice que no tiene tiempo, que tiene otros 200 casos y que hablará conmigo el día de la audiencia, o sea que yo no tengo idea qué más me van a pedir que haga o cuando me devolverán a mi hijo. Es mi hijo, en ninguna otra parte va a estar mejor que conmigo”, agregó.

Sydney Rossrisden, una enfermera jubilada que organizó una vigilia el jueves a favor de Sánchez frente a la Corte Familiar de Los Ángeles, dijo que ella ha visto muchos casos de madres que por la limitante del idioma no comprenden las instrucciones médicas.

“Este tipo de casos son más comunes de lo que nos gustaría. Hay muchas madres que hablan español o algún otro idioma y los proveedores no les dan la información que necesitan en su idioma. No podemos negar que hay casos en los que los niños necesitan ser protegidos, pero este no ese tipo de caso, ella lo único que necesita es que la ayuden con recursos en su idioma”, dijo Rossrisden.

DCFS tiene como política no comentar sobre casos específicos para proteger la identidad de los menores bajo su custodia.

Los últimos datos de DCFS indican que hay 15,985 menores separados de sus padres que residen temporalmente en hogares de crianza o en centros de atención.