Jueza Sonia Sotomayor comparte sus memorias (Fotos)

La jueza puertorriqueña Sonia Sotomayor visitó la ciudad de Chicago para promover su libro y hablar de su vida.
Jueza Sonia Sotomayor comparte sus memorias (Fotos)
Sonia Sotomayor dentro de la biblioteca Harold Washington en Chicago.
Foto: Carolina Cruz

Chicago.- La honorable jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos Sonia Sotomayor visitó la biblioteca Harold Washington en Chicago para promover su libro de memorias y compartir con los residentes de la ciudad.

El jardín de la biblioteca, en el noveno piso, estaba repleto de personas, casi alcanzando su máxima capacidad.

Allí estuvo por ejemplo Jannette Olivera, puertorriqueña residente en Humboldt Park, quien vestía una camisa con la foto de Sotomayor.

Más de cien personas de origen latino, afroamericano y anglosajón, tanto niños como adultos, asistieron el miércoles a la lectura del libro de Sotomayor titulado ‘My Beloved World’ o mi mundo adorado.

Sotomayor mencionó que durante el proceso de escribir su libro investigó más la historia de su familia y sus raíces puertorriqueñas, entendió realmente el amor que hubo entre sus padres, tuvo que recordar las memorias no gratas del alcoholismo de su padre, la adicción a las drogas de su primo, y la lucha que vivió desde pequeña al ser diagnosticada con diabetes a la temprana edad de ocho años.

Dijo que con este libro “quería que la gente conociera parte de mi vida”, y admitió: “revelé todos los miedos que he tenido en este libro”.

Sotomayor dijo que su idea era demostrar que al igual que muchos inmigrantes su niñez no fue perfecta; pero a pesar de las adversidades y los miedos la clave fue no dejar que ni eso ni nada la detuviera.

“Yo quería que todos entendieran que a pesar de que hay tantas diferencias entre nosotros también tenemos mucho en común”, comentó la jueza ante el público que la escuchó atentamente.

LARGA ESPERA

Algunos asistentes comentaron a La Raza hicieron fila desde el mediodía esperando que les dieran la oportunidad de entrar y ver a la jueza.

Hugo Alejandro Ortiz dijo “me gustó el mensaje, en general sobre cómo es crecer en Estados Unidos con bajos recursos, y lo que es batallar para llegar a una posición como la de ella”.

“Eso es algo muy importante para la juventud”, dijo Ortiz, un abogado que tiene una oficina en el Barrio de las Empacadoras.

Diana María Martínez, estudiante de la Universidad Northwestern, en Evanston, comentó que “se siente un poco raro verla aquí enfrente a tan solo unos 20 pies de mí, sabiendo que es alguien tan importante y sabiendo que sus decisiones afectan tantas vidas”.

De igual manera, Rosalinda Ray, vino desde Joliet a ver en persona a Sotomayor porque “me da mucho orgullo que las mujeres latinas vayan a un mundo donde realmente los hombres dominan; por eso para mí es un orgullo el saber que una mujer puede y más siendo latina”.

Asimismo, en el periodo de preguntas Ray le preguntó a Sotomayor cuál era su comida puertorriqueña favorita a lo que la jueza respondió chuletas con tostones.

*Sylvia Oben contribuyó a este reportaje