Sindicatos contra reforma

Dos fuerzas se oponen en las tres contiendas de la Junta Escolar
Sindicatos contra reforma
Mónica García, actual presidenta de la Junta Escolar de LAUSD, busca ser reelecta para un séptimo término como representante del distrito 2, que incluye escuelas del este y el sur.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

En un momento crucial para el segundo distrito escolar más grande del país, los votantes de Los Ángeles elegirán en un mes a tres de los siete miembros de la junta directiva del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD).

Dos de los candidatos buscan la reelección: la actual presidenta de la junta, Mónica García, que representa al distrito 2 y Steve Zimmer, quien representa al distrito 4 y cuenta con el importante apoyo total del sindicato de maestros (UTLA).

Pero Zimmer aseguró que ese apoyo no es algo que el se esperaba.

“He sido quien más ha presionado al sindicato, pero quien ha sabido negociar con ellos, especialmente en el tema de la evaluación, porque soy un maestro como ellos y los entiendo personalmente”, dijo. Sostuvo que busca la reelección precisamente “para asegurarme que estos acuerdos se implementen”.

Por otro lado, votantes del Valle de San Fernando buscarán llenar el puesto que dejará vacante la actual representante del distrito 6, Nury Martínez, quien se postularía para un puesto vacante en el Concejo Municipal.

Pero sin duda, la contienda central será la de García, quien goza de un fuerte apoyo, económico e ideológico, de parte de los reformistas de la educación pública, entre filántropos y promotores del movimiento de escuelas independientes chárter.

Garcia, no obstante, enfrenta una fuerte oposición del sindicato de maestros.

“Necesitamos en ese puesto a alguien que conozca la realidad de los retos que enfrentan los maestros y Mónica no es esa persona”, dijo Juan Ramírez, vicepresidente de UTLA.

“Estaré buscando la reelección para continuar el trabajo de luchar por nuestras escuelas e incrementar el número de estudiantes que se gradúan”, , señaló García. “Estoy contenta de que a pesar de que el distrito ha enfrentado una de las crisis más devastadoras económicas, hemos aumentado las tasas de graduación de 45% a 64% y hemos aumentado los resultados de los exámenes estatales y el número de niños leyendo a nivel de grado”.

Electa en 2006, García ha sido la única miembro de la junta en convertirse en presidenta en su segundo año como miembro y ha sido la única en la historia del distrito en reelegirse por seis términos consecutivos como presidenta.

A García, no le preocupa no tener el apoyo de UTLA porque, dijo, “estamos contentos de contar con el apoyo de una amplia coalición de maestros, padres, estudiantes y lideres comunitarios y laborales”.

García, que representa las escuelas del centro y este de Los Ángeles, es la candidata que más fondos ha recaudado para su campaña, según el reporte de la Comisión de Ética de la Ciudad de Los Ángeles.

García logró recaudar hasta finales del año pasado más de 246,500 dólares en contribuciones, mucho más que Robert Skeels, su más cercano rival, que a la misma fecha había recaudado 14,000 dólares. La gran mayoría de los fondos recaudados para la campaña de la presidenta de la junta, fueron donados por directivos de escuelas chárter.

Skeels, un activista de la educación pública, es sin duda el único contendiente que tiene ciertas posibilidades de vencer a García en la elección del 5 de marzo. Este cuenta con el apoyo parcial de UTLA, ya que el sindicato de maestros decidió apoyar también al maestro Abelardo Díaz, otro de los cuatro candidatos por el distrito 2.

El SEUI Local99, el sindicato que representa a 30,000 empleados escolares no docentes, ha ofrecido su apoyo a García y Zimmer, así como a Antonio Sánchez para el distrito 6.

“Estos candidatos entienden el papel que los trabajadores de servicio juegan en el aprendizaje de los estudiantes”, compartió Courtni Pugh, directora ejecutiva del sindicato. “Un estudiante no pude aprender si su salón esta sucio o su autobús llega tarde”, explicó.

En el distrito 4, que abarca la zona oeste, Zimmer parece llevar la ventaja en la contienda con su única contrincante, Kate Anderson, una abogada y madre de gemelos que asisten a una escuela del distrito.

Zimmer cuenta con total apoyo de UTLA, pero no con el económico, donde Anderson le supera. De acuerdo con el mismo reporte de la comisión de ética, Anderson ha recaudado alrededor de 114,000 dólares en fondos, provenientes principalmente de la Coalition for School Reform, a la que pertenecen aliados del alcalde Antonio Villaraigosa y de las escuelas chárter.

“Claro que me preocupa no contar con más fondos, pero yo no tengo amigos abogados ni directores de cine que contribuyan a mi campaña. Los que me apoyan son maestros de escuelas”, indicó Zimmer.

En el distrito 6 la balanza se inclina actualmente por el candidato Antonio Sánchez, un asistente de educación especial. Este se enfrentará a María Cano y Mónica Ratliff, pero quien se perfilaba como la candidata mas fuerte, Iris Zuñiga, decidió retirarse de la elección la semana pasada.

Villaraigosa lamentó la decisión. “Iris Zuñiga es una verdadera líder reformista de la educación en Los Ángeles …espero continuar con nuestra sociedad entre la alianza (PLAS) y el Youth Policy Institute”, declaró el alcalde.

La decisión que tomen los votantes de Los Ángeles sobre estos tres puestos, afectará a los 650,000 estudiantes del distrito, 80% de los cuales son considerados de bajos recurso.

Más del 73% son latinos y de estos la mayoría son aprendices de inglés (ELs).