Heridas por ‘equivocación’

Dos repartidoras de periódicos fueron alcanzadas por balas de LAPD

Una madre e hija fueron baleadas ayer en Torrance, cuando repartían periódicos en la misma cuadra en donde vive un policía que fue amenazado por el fugitivo Christopher Dorner.

Las autoridades dijeron que la hija fue dada de alta ayer por la tarde y que su madre estaba en condición estable, después de salir de cirugía. Ninguna sufrió heridas de gravedad.

En una conferencia de prensa en la mañana, el jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), Charlie Beck, dijo que los policías que custodiaban a su compañero amenazado confundieron el vehículo con el de Dorner.

“Desgraciadamente se trató de un caso de equivocación de identidad”, dijo Beck, agregando que el incidente está bajo investigación.

Aunque ayer no se sabía con exactitud cuántas balas fueron disparadas, el vehículo tenía unos 50 orificios de balas visibles en la parte trasera.

Según vecinos, desde el miércoles en la noche, la cuadra 19500 de la avenida Redbeam tenía presencia policial.

Stephany Lee, quien vive en la misma cuadra donde sucedió el incidente, dijo que se sentía segura al ver la presencia policial y que pensó que estaban ahí para protegerlos. Sin embargo, jamás se imaginó que serían ellos quienes pondrían en peligro la seguridad pública al disparar en contra de las personas que reparten el periódico.

“Es muy triste lo que sucedió. Yo sé que es un incidente aislado y que en realidad ellos estaban tratando de proteger a su compañero policía”, dijo.

Otro vecino, Kenny Miller, dijo que es común que las personas que reparten periódico temprano por la mañana lo hagan con las luces bajas (ténues) para no molestar la tranquilidad del barrio. Él describió el vecindario como un lugar tranquilo en donde no suceden incidentes violentos.

Es un barrio de clase media con casas pintadas, cesped verde y garages para varios vehículos.

“Yo escuché unos cinco disparos… cuando me enteré que eran policías quienes hicieron eso. Ellos son como una pandillas, se están vengando de otro policía que se está vengando de ellos y esto no me hace sentir seguro. Si fuera alguno de nosotros, esto ya se hubiera terminado”, dijo Miller.

“Este incidente nos preocupa mucho… cómo van a confundir a dos mujeres por un hombre negro de 200 libras [de peso]. Es ridículo lo que hicieron. Me preocupa la actitud de los policías y el miedo que tienen”, agregó el vecino.

Los policías involucrados son agentes de la estación de Hollywood de la Unidad de protección personal, informaron fuentes oficiales del LAPD.