Revoluciona el arte escénico

Bertolt Brecht es uno de los dramaturgos más importantes del siglo 20
Revoluciona el arte escénico
Bertolt Brecht es el autor de las obras 'Baal', 'Tambores en la noche', 'Madre coraje y sus hijos',y del largometraje 'Galileo Galilei'.
Foto: Archivo

MÉXICO, D.F.— Uno de los dramaturgos más importantes del siglo XX fue Bertolt Brecht, quien influenciado por el expresionismo criticó al capitalismo a través de su obra, revolucionando el arte escénico a nivel mundial.

Aborrecido por la hipocresía y la disciplina de las altas clases sociales, Bertolt Brecht, quien nació el 10 de febrero de 1898, rompió con el teatro burgués, creando obras para entretener al público y no para persuadirlo, además es autor de obras dedicadas a la reflexión del espectador.

En 1917 estudió literatura y filosofía en Munich, Alemania; áreas que complementó con la medicina. A temprana edad, según sus biógrafos, mostró su potencial intelectual, y en el transcurso de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) se involucró en el entorno artístico y literario.

Su primera creación fue Baal (1918), que aborda la vida de un poeta y asesino bisexual. Por su gran fuerza poética, se representó en 1923, y más adelante escribió Tambores en la noche.

De acuerdo con su biografía publica en el portal de internet biografiasyvidas.com, conoció a F. Wedekind, K. Valentin y L. Feuchtwagner, figuras importantes en su desarrollo como director de escena y con quienes mantuvo una estrecha relación.

Bajo la enseñanza de Max Reinhardt, trabajó en Berlín en la actividad que más le agradaba, la dramaturgia, y tuvo la oportunidad de colaborar en diversas obras al lado de sus pares: Elisabeth Hauptmann y Georg Grosz.

Con convicciones marxistas, en 1926 entabló relación con Karl Korsch y Walter Benjamin, su posición radical lo llevó a crear obras con esa tendencia: Mann ist mann (El hombre es el hombre, 1924-1925) y Untergang des egoisten Johann Fatzer (El ocaso del egoísta Jahann Fatzer, 1927-1930), entre otras.

Su interés hacia el Partido Comunista Alemán hizo que iniciara su camino como trotamundos, pues en 1933, luego del incendio al Parlamento alemán, se exilió en Dinamarca, tras su paso fugaz por Austria, Suiza y Francia.

Ante la llegada de los nazis a Finlandia en 1940, escapó a Moscú y al año siguiente se estableció en Estados Unidos durante seis años, país donde se mantuvo escribiendo guiones para Hollywood, pero varias de sus obras son rechazadas e incluso se le acusó de actividades anti americanas.

Entre 1937 y 1944, el autor de El alma buena de Sichuan alcanzó la madurez creativa, escribió, entre otras obras, Madre coraje y sus hijos, en la que habla sobre las guerras para ganar dinero.

Aunque calificado por el gobierno norteamericano como sospechoso, el dramaturgo presentó, con éxito decadente, Galileo Galilei, largometraje que lo obligó a dirigirse a Berlín del Este, donde organizó el Deutsches Theater y el Theater am Schiffbauerdamm.

En 1949 fundó el Berliner Ensenble, dedicando su vida completamente al teatro.