Una nueva era para La Casa del Mexicano

Realizarán consulta pública para determinar su futuro
Una nueva era para La Casa del Mexicano
Ernesto Espinoza, director de East LA Community Corporation, recorre las instalaciones que se encuentran bajo renovación.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

El histórico edificio que desde 1942 se convirtió en La Casa del Mexicano y que estaba a punto de ser embargado como consecuencia de la supuesta malversación de fondos por parte de sus administradores, fue rescatado y entregado a la Corporación Comunitaria del Este de Los Ángeles (ELACC).

Esa organización estará a cargo de renovar el inmueble para iniciar una nueva era de la que fuera una de las instituciones más prestigiadas en Los Ángeles de beneficiencia para los mexicanos, pero que en las últimas dos décadas padeció de una mala reputación.

La propiedad se ubica en el 2900 de la calle Pedro Infante, en Boyle Heights, y estuvo a cargo durante diez años del matrimonio de Martha y Rubén Soriano (a través de Mexican Benefit Corporation), quienes por orden de un juez tuvieron que entregar las llaves el pasado 19 de diciembre.

La Opinión reportó desde octubre de 2010 irregularidades en la administración del inmueble y en las acciones de la organización Mexican Benefit Corporation, que se suponía era una organización no lucrativa.

Entre las anomalías encontradas se detectó un préstamo hipotecario por $175,000 dólares y reportes al Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) que no cuadraban con los ingresos, además de que los Soriano se mantenían como directivos sin convocar a elecciones como lo establecían los estatutos.

La denuncias de un grupo ciudadano llamado Comité por el Rescate de La Casa del Mexicano se hicieron públicas en La Opinión y obligaron a que la Procuraduría General de California abriera una investigación.

Una orden judicial ordena el cambio de propiedad de La Casa y establece que los Soriano y Martha Velásquez, quien fungía como tesorera; tendrán que pagar $204,025.54 dólares a ELACC, además de $13,500 por penalidades civiles y otros $203,628.94 por el costo del proceso judicial.

María Cabildo, presidenta de ELACC, dijo que el lugar permanecerá cerrado de manera temporal mientras realizan evaluaciones físicas y financieras.

ELACC, una organización que desde 1995 se ha dedicado a servir a la comunidad hispana de Boyle Heights, fue elegida como destinatario de la propiedad debido a sus antecedentes de rescate de edificios antiguos y porque cuenta con finanzas sanas.

Los Soriano, dijo María Cabildo, dejaron un adeudo de medio millón de dólares que derivó del préstamo que tomaron al no realizar sus pagos.

Como organización, La Casa del Mexicano fue fundada en 1931 con el auspicio del Consulado de México para ayudar al mexicano en desgracia. En 1942 se adquirió el inmueble de Boyle Heights, que era una sinagoga, y se convirtió en la sede, donde se realizaban colectas y eventos públicos para ayudar a los mexicanos en casos de desastres.

La remodelación de La Casa podría costar 5 millones, estimó.

“No tenemos planes para rentarlo ni ocuparlo”, agregó Cabildo. “Lo vamos a cerrar mientras se resta blece”.

Ernesto Espinoza, director de desarrollo de bienes raíces de ELACC, ofreció un recorrido por La Casa.

La propiedad no está para caerse, dijo Espinoza, pero tampoco en condiciones de que se realicen eventos masivos.

Todavía el último día en que los Soriano estuvieron a cargo de La Casa, se llevó a cabo una función de lucha libre y tenían programada una conferencia sobre el fenómeno paranormal, eventos por los que cobraban.

Javier Rodríguez, quien junto con Martha Sámano, Miguel Ángel Arenas, José Barajas, Enedino Aguirre y José Duarte, encabezó el movimiento civil para el rescate de La Casa; comentó que con la decisión de la corte civil se quita del camino a los responsables de la corrupción.

“Con gusto la comunidad recibió esta noticia”, mencionó. “Porque estaba en riesgo la pérdida de este edificio y centro cultural histórico que ha sido símbolo de los mexicanos”.