Asombro mundial

Hay incredulidad y tristeza ante la repentina decisión de Benedicto XVI
Asombro mundial
Foto del papa Benedict XVI a su llegada para dirigir una misa en ela Plaza de la Revolución en La Habana, Cuba, en marzo pasado.
Foto: AP

El mundo cristiano reaccionó ayer con sorpresa e incredulidad tras la decisión del papa Benedicto XVI de renunciar debido a su frágil estado de salud, desde la fuertemente católica Latinoamérica y Polonia hasta la Abadía de Westminster, en Londres.

También los feligreses en Latinoamérica reaccionaron con asombro y tristeza ante la renuncia del papa Benedicto XVI, quien visitó la región dos veces.

El arzobispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Academia Pontificia de Ciencias, afirmó que en El Vaticano se vive un “momento de consternación y gran tristeza”.

“Estoy muy triste con la noticia. (El domingo) estuve con él cuando celebró la misa para los caballeros de Malta y no se sabía nada, es una noticia de hoy”, señaló Sánchez Sorondo.

En declaraciones a radio Mitre Sánchez Sorondo sostuvo que “es un momento de consternación y gran tristeza, porque es un gran Papa”. Sobre la “esencia” del papado de Joseph Ratzinger, el obispo explicó que “mostró que la Iglesia está en dinamismo”.

En Nicaragua el monseñor Sócrates René Sándigo, presidente de la Conferencia Episcopal del país, dijo que es “una noticia que no nos sorprende, porque el mismo Papa ya había dicho en algún momento que podía renunciar al cargo en vida, él siente que éste es el momento y es admirable la manera en que lo hace, porque se requiere de mucha valentía para hacerlo”.

El arzobispo de Varsovia, Kazimierz Nycz, expresó su sorpresa por la decisión pero dijo que fue resultado del sentido de responsabilidad de los dirigentes de la Iglesia, que Benedicto XVI encabeza desde 2005.

En Londres muchos católicos que acudieron a la Catedral de Westminster para una misa regular se enteraron allí de la renuncia del Papa. “No me di cuenta de que su salud fuera tan mala”, dijo Charlie Sweeney. “Ha cargado con una responsabilidad enorme en sus hombros y una crisis tras otra fue algo que no le ayudó mucho”, agregó.

En Nueva York el cardenal Timothy Dolan dijo que elegir a un nuevo pontífice es algo nuevo para él ya que, según dijo, todavía está aprendiendo lo que significa ser arzobispo.

El prelado respondió preguntas sobre el anuncio sorpresivo de la renuncia del papa Benedicto XVI. Dolan participará en la elección papal en el Colegio de Cardenales.

En respuesta a un interrogante dijo que sería “altamente improbable” que él fuera considerado candidato a Papa.

En Berlín la canciller alemana Angela Merkel dijo que tiene “el mayor respeto” por la decisión del Papa, nacido en Alemania, que, según su hermano Georg Ratzinger, había considerado desde hacía meses debido a su salud precaria.

Merkel dijo a la prensa en Berlín: “Si el Papa, después de una profunda consideración, ha llegado a la conclusión de que ya no tiene fuerzas suficientes para ejercer su cargo, es digno de mi mayor respeto”.

“En nuestra época de longevidad creciente mucha gente sabrá comprender cómo el Papa también tiene que lidiar con la carga de la edad. Como canciller agradezco a Benedicto XVI por su obra; le deseo todo lo mejor para los próximos años”.

Dijo que “extendió su mano a judíos como también a musulmanes”. “Benedicto XVI es y será uno de los pensadores religiosos más importantes de nuestro tiempo”, sentenció.