Benedicto XVI sigue su agenda

Presidirá hoy los ritos del Miércoles de Ceniza en el Vaticano
Benedicto XVI sigue su agenda
Monasterio dentro del Vaticano donde el papa Benedicto XVI se vivirá tras su renuncia al pontificado anunciada el pasado lunes. Durante meses el inmueble ha estado en reparación.
Foto: AP

CIUDAD DEL VATICANO.— Un día después de que Benedicto XVI anunciara que dejará de ser papa el 28 de febrero, la normalidad fue la nota predominante en el Vaticano, cuyo portavoz, Federico Lombardi, confirmó que éste se encuentra”bien y su ánimo es sereno”.

Todas las miradas están puestas en la audiencia pública que celebrará hoy, miércoles, en el Aula Pablo VI del Vaticano, que será la primera ocasión en la que aparece en público tras el anuncio de la renuncia.

Benedicto XVI tenía previsto acudir hoy por la tarde a la colina romana del Aventino para presidir los ritos del Miércoles de Ceniza, que abren el tiempo de Cuaresma, pero al final se harán en la basílica de San Pedro del Vaticano para que puedan asistir más fieles.

Lombardi insistió en que el Papa, de 86 años de edad, no ha renunciado porque esté enfermo, sino por el peso de la edad, de la vejez, y recordó que el propio Pontífice considera que le faltan las fuerzas.

Ante las numerosas preguntas hechas a Lombardi sobre la situación de Benedicto XVI hasta el 28 de febrero, el portavoz precisó que el Papa “lo será hasta ese día” y que mantiene su agenda, la cual incluye una audiencia con el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, el sábado 16 de febrero, y otra con el presidente de Rumanía.

El domingo próximo se retirará en ejercicios espirituales, hasta el sábado 23, como tenía previsto, y el 27 de febrero celebrará la que será la última audiencia pública del Pontificado.

Lombardi dijo que se celebrará en la plaza de San Pedro para permitir que los fieles que lo deseen puedan asistir a la misma y despedir al Papa.

Respecto a la decisión de Benedicto XVI de hacer firme la renuncia a las ocho de la tarde del 28 de febrero, Lombardi explicó que no existe ningún motivo “jurídico” y que simplemente se debe a que esa es la hora en la que normalmente deja de trabajar todos los días el Pontífice.

Una vez que abandone el papado, Ratzinger se trasladará a la residencia de Castel Gandolfo hasta que estén acabadas las obras de reforma del convento de monjas de clausura existente dentro del Vaticano en el que se alojará.

Peguntado sobre el Anillo del Pescador, que simbolizan el poder pontificio y que lleva el papa, Lombardi dijo que será destruido probablemente tras el 28 de febrero.