Reforma se lleva el aplauso

Al mencionar el tema en el 'Estado de la Unión' Obama fue ovacionado
Reforma se lleva el aplauso
Fueron muy bien recibidos los comentarios del presidente Obama en torno a la importancia de una reforma migratoria.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.— Entró con la confianza que sólo da un segundo mandato. El presidente Barack Obama realizó ayer, su quinto discurso del Estado de la Unión, enfocado en el bienestar de la clase media, con un llamado para concretar una reforma migratoria y reducir la violencia con armas.

Cerca de las 9 de la noche arribó a la Cámara de Representantes. Lo esperaban legisladores, invitados y periodistas, para presenciar una de las tradiciones gubernamentales más celebradas en Washington.

Cumpliendo las expectativas de activistas y líderes pro inmigrantes, el presidente dedicó parte de su discurso, para hablar sobre una reforma migratoria. El mandatario destacó que existe un gran consenso a nivel nacional e insistió en que es momento de actuar.

“Una reforma verdadera significa contar con una sólida seguridad fronteriza. Podemos aprovechar el progreso ya logrado por mi Administración: hemos desplegado más fuerzas en la frontera sur que en ningún otro momento de nuestra historia y hemos reducido los cruces ilegales a sus niveles más bajos en 40 años”, dijo.

“Una reforma verdadera significa establecer un camino responsable para ganarse la ciudadanía. Un camino que incluya aprobar una verificación de antecedentes, pagar impuestos y abonar una multa significativa, aprender inglés y ocupar su lugar correspondiente en la fila, detrás de aquellos que están tratando de residir legalmente en el país”.

Obama destacó además la importancia de reparar el sistema de inmigración legal para acortar los períodos de espera, reducir la burocracia y atraer a los empresarios e ingenieros altamente calificados.

“En otras palabras, sabemos lo que hay que hacer. En este mismísimo momento, grupos bipartidistas en ambas cámaras están trabajando diligentemente para redactar un proyecto de ley. Celebro estas gestiones. Pues bien, ¡acabémoslo de hacer! Envíenme un proyecto de ley de reforma migratoria integral en los próximos meses y lo voy a promulgar de inmediato”, exclamó.

El mandatario anunció varias decisiones administrativas. Entre ellas, el repliegue de 34,000 tropas de Afganistán en 12 meses. “Esa reducción continuará. Y nuestra guerra terminará a finales del año que viene”, resaltó.

Obama propuso un programa de “Arreglarlo primero” para generar trabajo a través de reparaciones urgentes, entre ellas 70,000 puentes. Para esto propuso una “Alianza para Reconstruir a los Estados Unidos” que atraiga capital privado.

En cuanto al debate para reducir la violencia con armas de fuego, el presidente recordó la tragedia de Newton y resaltó la necesidad de debatir las propuestas legislativas en el Congreso.

“Si usted quiere votar que no, esa es su elección. Pero estas propuestas merecen un voto. Porque en los dos meses desde Newtown, más de un millar de cumpleaños, graduaciones y aniversarios nos han sido robados de nuestras vidas por la bala de un arma de fuego”, dijo.

“Gabby Giffords merece un voto. Las familias de Newtown merecen un voto. “Las familias de Aurora merecen un voto”, exclamó.

Obama insistió en la necesidad de aumentar el salario mínimo a 9 dólares la hora. Actualmente el sueldo mínimo en Estados Unidos es de $7.25 dólares. Es decir que una persona que trabaja 40 horas a la semana, percibe un ingreso durante el año de $15,080 dólares.

En el palco junto a la primera dama, Michelle Obama, figuraron tres hispanos. Alan Aleman, un joven indocumentado quien accedió a DACA el año pasado. Llegó a Estados Unidos a los 11 años. Se especializó en negocios y tecnología de la información. Hoy estudia ciencias biológicas en College of Southern Nevada.

El puertorriqueño, sargento Carlos Evans. Un veterano con cuatro misiones en su récord -tres en Iraq y una en Afganistán-, quien perdió ambas piernas y su mano izquierda en la guerra.

También estuvo la alcaldesa de Avondale, Arizona, Marie López-Rogers, presidenta de la Liga Nacional de Ciudades (NLC) y la primera hispana en ocupar este cargo.

La respuesta republicana al discurso del Estado de la Unión, fue entregada por el senador Marco Rubio (R-FL), quien es visto como un potencial candidato a la presidencia en 2016. Además, es uno de los tres republicanos que negocian una reforma migratoria.