Rostros latino en el discurso

Antonieta Cádiz

WASHINGTON, D.C.— “Alo, sí… usted ha sido invitado al discurso del Estado de la Unión por la Primera Dama”. Esa fue la noticia que impactó -durante el fin de semana- a tres hispanos que estuvieron ayer en el palco principal del Congreso.

Alan Aleman, fue el ejemplo con que el Presidente dio impulso al debate migratorio en Nevada, a finales de enero. Ayer estuvo ante una audiencia de millones, en el palco junto a la Primera Dama.

“Es una tremenda oportunidad para representar a la comunidad. Me siento muy emocionado”, dijo a La Opinión. “Mi vida ha cambiado muchísimo desde que obtuve la acción diferida. No vivo con miedo, puedo trabajar, he estado manejando, tengo mi número de seguro social”.

Aleman, quien accedió a DACA el año pasado, llegó a Estados Unidos a los 11 años. Se especializó en negocios y tecnología de la información. Hoy estudia ciencias biológicas en College of Southern Nevada.

En el público estuvo también Julieta Garibay, invitada por el congresista Marc Veasey (D-TX); Gabino Sánchez, acompañando al congresista Luis Gutiérrez (D-IL) y Ambar Pinto, invitada por el senador Mark Warner (D-VA). Un veterano con cuatro misiones en su récord -tres en Iraq y una en Afganistán-, fue seriamente herido, perdiendo ambas piernas y su mano izquierda.