Stanton evita hablar de cambios en Miami

El toletero es un sobreviviente a la purga relizada en 2012 en Marlins

JUPITER, Florida.— Giancarlo Stanton no quiere abrir la boca sobre la última reducción de nómina de los Marlins, pero prefiere hablar, para distraer la atención de los medios sobre sus vacaciones europeas.

Después de un año para el olvido de los Marlins, Stanton se quitó el estrés con un viaje durante octubre que incluyó una visita a Madrid junto a Ozzie Guillén el exmánager de los floridanos en 2012. Pudieron hablar sobre la tumultuosa campaña: “Hablamos de todo”, dijo ayer Stanton .

Después de un inicio de temporada en el que se invirtieron cuantiosos recursos, el equipo al mando del polémico Guillén, nunca funcionó y luego, en noviembre, los Marlins hicieron una radical transformación de su plantel al canjear a cinco jugadores a Toronto, entre ellos José Reyes, Josh Johnson y Mark Buehrle, justo los nombres en los que estaban depositadas las esperanzas de los aficionados.

Stanton “tuiteó” su enojo por la transacción, que le dejó como uno de los escasos peloteros establecidos del equipo. No ha vuelto a referirse al desmantelamiento. Puede aspirar al arbitraje salarial en 2014, e incluso antes de eso, y su nombre sonó en rumores de cambio en los que se vinculan nombres como Yanquis, Cachorros y Medias Rojas,

Indicó que no hablará sobre su situación en Miami con la prensa hasta mañana, cuando los Marlins tendrán su primera práctica completa.

Stanton que ha pegado 93 jonrones en sus primeras tres campañas en las mayores con los Marlins es por lejos el jugador más popular del equipo y tiene previsto competir con Estados Unidos en el Clásico Mundial el mes próximo.