El hombre que no será Papa

Norberto Rivera, un papable atrapado en la Iglesia mexicana y en redes de pederastas
El hombre que no será Papa
El cardenal, Norberto Rivera, oficia misa en la Catedral Metropolitana del Distrito Federal. Foto Notimex

MÉXICO, D.F.— Una turba de 300 personas irrumpió la misa de mediodía en la catedral Metropolitana y entre empellones se abrieron paso para que el cardenal Norberto Rivera escuchara los insultos que desde el verano de 2006 retumban en la carrera del arzobispo mexicano rumbo al Vaticano con casi nulas probabilidades de ser el sucesor de Benedicto XVI.

Rivera, de 66 años, fue uno de los cardenales electorales del cónclave de 2005 cuando ascendió Joseph Ratzinger, poco antes de ser blanco de persecuciones judiciales por encubrimiento de pederastia.

Entre los portales de apuestas los pronósticos le daban 33 a 1 de posibilidades en contra para ser Papa.

En México, las predicciones van en el mismo sentido, o peor. “No tiene ninguna posibilidad”, acotó el sacerdote Gonzalo Baldera, del departamento de Ciencias Religiosas de la Universidad Iberoamericana.

“Sus vínculos con Marcial Maciel, fundador de la orden de los Legionarios de Cristo —acusado de violar a decenas de niños— no le permiten ser apoyado por ningún grupo de la iglesia católica”.

Más: ElMensajero.com