La recompensa está en veremos

“Fue increíble, increíblemente fácil”, declaró el domingo anterior Charlie Beck, jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), respecto a la forma en que recaudaron dinero para otorgar una recompensa a quien diera información para capturar a Christopher Dorner.

Pero lo que no parece fácil será determinar si la recompensa se tiene que entregar a una trabajadora doméstica que llamó al 911 para reportar el paradero de un hombre que se cree era el expolicía prófugo Dorner y que supuestamente murió el martes por la noche en un enfrentamiento con la policía.

Y es que la recompensa de 1,100,000 dólares —considerada histórica porque es la mayor que se haya ofrecido en Los Ángeles por un la captura de un hombre acusado de multihomidicio— podría no ser pagada, ya que los términos de la misma establecen que el beneficiario debía dar información que llevara a la “identificación, arresto y condena” del sospechoso buscado.

El abogado de Los Ángeles James Blancarte explicó que para pagar esa recompensa se deberían cumplir esos tres puntos, pero que deberá ser un comité integrado por las partes que aportaron el dinero el que tenga la última palabra.

El domingo pasado el alcalde de Los Ángeles Antonio Villarraigosa anunció una recompensa de 1 millón de dólares, dinero que se recaudó a través de corporaciones, agencias del gobierno, organizaciones civiles, empresarios y particulares.

El martes, un día antes de que se detectara a quien se cree es Dorner, los concejales Dennis Zine, Mitchell Englander y Joe Buscaino sometieron una moción para sumar otros 100,000 dólares a la recompensa.

La Oficina del Alcalde informó que los términos de la recompensa aún no se habían establecido formalmente y que varias entidades estaban trabajando en ello para formalizarlo.

“Por el momento no se ha tomado una decisión sobre la recompensa, es algo que las autoridades de Los Ángeles y San Bernardino estaban trabajando en ello”, dijo ayer Peter Sanders, portavoz de la Oficina del Alcalde.

Sin embargo, la moción que aprobó el martes el Concejo de la Ciudad cita el Código Administrativo de Los Ángeles en su Artículo 1, Capítulo 12, División 19, que precisa que una recompensa deberá entregarse cuando se obtenga información que lleve a la identificación, aprehensión y condena de quien se busca.

Medios de comunicación especularon que la beneficiada pudiera ser la trabajadora doméstica que llamó al 911, ya que fue lo que condujo a las autoridades a acorralar a un sospechoso que se escondía en una cabaña del área de Big Bear y que se presume es Christopher Dorner, quien habría muerto.

Norma Eisenman, portavoz del LAPD, dijo que la corporación no tiene nada que ver con la entrega de la recompensa.

“Ese dinero viene de donaciones de varias partes y no sabemos quién decide”, mencionó.

El abogado Blancarte coincidió que el LAPD no tiene vela en el entierro y que serán las partes que aportaron el dinero las que decidan si entregan la cantidad a la trabajadora doméstica.

Las identidades de las trabajadoras domésticas no han sido dadas a conocer y sólo trascendió que se trata de madre e hija, quienes la mañana del martes llegaron a una cabaña para limpiarla y se habrían topado con Christopher Dorner, quien las maniató para huir.

Una de ellas logró liberarse para llamar a la policía.

El abogado de Los Ángeles Luis Carrillo coincidió que será muy difícil determinar si la recompensa se tiene que entregar porque no hubo ningún arresto ni condena.

“Por lo general, las condiciones de las recompensas es que lo arresten, procesen y lo encuentren culpable”, dijo Carrillo.

Blancarte agregó que, aunque al parecer ya es imposible llevarlo a juicio, si un tribunal encuentra inocente a la persona que se busca, tampoco se paga la recompensa.

“La pregunta está en el aire”, mencionó.