Reforma migratoria: sindicatos y negocios en desacuerdo

Las negociaciones entre ambos grupos preocupan a los legisladores ya que no se logrará un acuerdo preliminar si no se deciden sobre el flujo futuro de trabajadores
Reforma migratoria: sindicatos y negocios en desacuerdo
El grupo de senadores de ambos partidos conformado, entre otros, por Dick Durbin (i), John McCain (2-i), Chuck Schumer (c), Robert Menendez (2-d) y Marco Rubio (d) participa en una rueda de prensa en el Capitolio en Washington (DC, EE.UU.).
Foto: EFE

WASHINGTON, D.C.- Nadie dijo que sería fácil. Las negociaciones sobre una reforma migratoria fuera del Capitolio, perdieron cierta tracción ayer, luego de que los sindicatos y negocios no lograran un acuerdo preliminar, sobre flujo futuro de trabajadores, en el plazo pactado.

Senadores preocupados por negociaciones

Aunque el “grupo de los ocho” senadores bipartidistas que negocia una reforma migratoria, realiza intensas reuniones semanales, este esfuerzo podría irse por la borda, si las conversaciones no avanzan fuera del Congreso.

El senador Richard Durbin (D-IL), quien integra el “grupo de los ocho”, explicó a La Opinión que desde que se iniciaron las conversaciones entre sindicatos y negocios, ambos se habían autoimpuesto la meta de tener una resolución para el 15 de febrero.

“Es crucial que alcancen un acuerdo. La vez pasada todo fracasó por esto. No van a cumplir el plazo propio que se fijaron, pero espero que continúen trabajando. Mientras antes tengan algo, mejor”, dijo Durbin.

Fuentes involucradas en las negociaciones, aseguraron que miembros del “grupo de los ocho”, sostuvieron una reunión informal ayer, con el presidente de la Cámara de Comercio Tom Donahue y el presidente de AFL-CIO, Richard Trumka.

Y es que existe preocupación en la Cámara Alta, ya que ambos sectores acumulan ya, varios meses de diálogo, sin un resultado concreto. Pero la ausencia de humo blanco ahora, no aplaca las voces de optimismo.

Incumplimiento en el plazo inicial

De hecho, en el Congreso se ha especulado la posibilidad, de tener un convenio la próxima semana.

En una declaración conjunta, Randy Johnson vocero de la Cámara de Comercio y Ana Avendaño asistente del presidente y directora de inmigración y acción comunitaria de AFL-CIO, aseguraron que “continúan conversando”.

Consultado por La Opinión, el secretario tesorero de SEIU, Eliseo Medina comentó que “ni los negocios, ni sindicatos, quieren ser responsables de que no exista una reforma migratoria. Sigo optimista en que lograremos un acuerdo”.

Fuentes sindicales describieron el incumplimiento en el plazo inicial, como un “tropiezo menor”.

Ingreso y derechos de trabajadores sin esclarecer

Temas como cuántos trabajadores nuevos podrán ingresar al país, qué derechos tendrán, todavía están en el centro del debate, así como el sistema que determinará su ingreso.

Fuentes republicanas cercanas al “grupo de los ocho” aseguraron a La Opinión que están conscientes que “este es un tema difícil. Si se pasan de una fecha para lograr algo, no es el fin del mundo. Es parte natural de este proceso”, dijeron.

Legisladores se reunieron con Obama

Este miércoles los cuatro senadores demócratas que integran el “grupo de los ocho” se reunieron con el Presidente Barack Obama, para actualizarlo, respecto al progreso en las negociaciones con republicanos.

En la descripción del encuentro, difundida por la Casa Blanca, se recalcó que si el Senado no progresa en las negociaciones, el mandatario presentará su propio proyecto de ley.

De acuerdo a fuentes en la oficina del senador Robert Menéndez (D-NJ), los legisladores le aseguraron al mandatario que “existe confianza en que podrán alcanzar un acuerdo bipartidista durante las siguientes semanas”.

La propuesta de la Administración y los principios presentados por los senadores, tienen importantes diferencias, en cuanto al camino a la ciudadanía, para los once millones de indocumentados.

Un punto que se hizo evidente esta semana en la audiencia, cuando la Secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, dijera que no favorecía las condiciones asociadas a seguridad fronteriza, antes dar pleno acceso legal.

“Si vamos a aprobar una reforma migratoria bipatidista este año, la Casa Blanca debe aceptar el uso de condiciones sobre seguridad, antes de que cualquiera que este aquí en el país, pueda aplicar a una residencia permanente”, declaró el senador Marco Rubio (R-FL).

“La continua oposición de la secretaria Napolitano, a este principio clave de seguridad con respaldo bipartidista, parece estar preparando el terreno, para echar por tierra el esfuerzo en el Senado”, agregó.

Por el lado de la Cámara de Representantes, ayer, el líder republicano John Boehner (R-OH) aseguró que todavía queda mucho camino por delante y temas inconclusos previos a un debate serio sobre una reforma migratoria en la asamblea. Entre ellos, la capacidad del gobierno para ejercer el control de la ley actual.